l

Últimos Posts

¿y alguien dijo perfiles?Susana Frisancho
Últimos posts en Lapicero DigitalSilvio Rendon
Cuando (para algunos) la verdad es lo que menos im...Gonzalo Gamio
Otra vez el gradualismo económicoSilvio Rendon
No habría recesión en los EEUUSilvio Rendon
Sargent et al. sobre el control de la hiper en el ...Silvio Rendon
Día del trabajo americanoSilvio Rendon
Una respuesta rápida a Paolo de LimaDaniel Salas
¿Quién lo dijo?Silvio Rendon
Sobre la desigualdad IICarlos

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

5 set. 2008

Tendencia creciente en conflictos sociales Por Silvio Rendon

El último informe de la Defensoría del Pueblo, número 54 (pase de taquito de CDC), confirma claramente la aceleración de la frecuencia de conflictos sociales desde que García asumió el gobierno:

En ese documento además se evidencia que la mayoría de conflictos son socio-ambientales (49%), asuntos de gobierno local (17%) y laborales (9%).

Como señalamos en No es solo el paro hay una tendencia al alza de la conflictividad social. Se vive una recuperación histórica de la organización ciudadana, vapuleada por el fujimorismo, que reclama principalmente por temas socio ambientales: contaminación ya generada, temor a la posible contaminación, incumplimiento de compromisos, demanda de compensación, demanda de apoyo al desarrollo local, disputa de tierras, presencia ilegal, afectación urbana.

El actual partido de gobierno animó los reclamos y las protestas y se opuso vociferantemente al "neoliberalismo", para finalmente alinearse en extremo con poderosos y minoritarios grupos de interés. Quien se alinea con las minorías privilegidas acaba siendo minoría también. Es lo que le pasa a García. No importa lo que diga, cómo lo diga ni cuántas veces repita que el país está creciendo. Lo puede empaquetar de cualquier manera. Los números no mienten: más desaprobación entre los más pobres, más conflictos sociales.

No sólo eso, además de ir al alza en número, los conflictos parecen ser más diversificados y extendidos regionalmente. La desaprobación a García deja de ser pasiva y pasa a ser activa. El descontento se transforma en militancia y organización social. Entre marchas y contramarchas (criminalización de la protesta social, despidos de trabajadores que intentan formar sindicato, intervención en ONGs por parte del gobierno, ataques mediáticos, etc.) se vuelve a hilvanar el tejido social destruído en la última década del siglo pasado. Hasta los militares y policías están contra el gobierno... A estar atentos/as.

Etiquetas: ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home