l

Últimos Posts

El 3108 daySilvio Rendon
Combitos polarizadosSilvio Rendon
Capitalistas y salvajesDaniel Salas
CVR, superposición y respuestaSilvio Rendon
Gorki y el grito antisistemaDaniel Salas
Todo lo demás, es ilusión...Carlos Mejia A.
La ley de la banca y ley de la Selva: Historias pa...Daniel Salas
Combitos trucho-liberalesSilvio Rendon
El primer bloguero académicoDaniel Salas
Lecturas de domingoSilvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

29 ago. 2008

Sobre la desigualdad II Por Carlos

En el presente post, desarrollo una extensión a un ejemplo introducido por el colega Stanislao Maldonado en una reflexión muy interesante sobre ciertas limitantes que podrían surgir en torno al concepto de igualdad de oportunidades, cuando este es aplicado a situaciones de estructuras sociales muy desiguales. Recomiendo la lectura de su post completo antes de proseguir (ver "Problemas con la igualdad de oportunidades"). Así mismo, algo ya he tocado sobre el tema anteriormente, aquí.

___

Sea una situación hipotética en la que el grado de movilidad social que enfrenta cada persona a lo largo de su vida depende exclusivamente de su posición inicial en la sociedad, la cual a su vez, depende exclusivamente del "ticket" que le toca al nacer en la lotería del nacimiento.

En este caso, los tickets determinan dos posibles resultados: nacer pobre o nacer rico. La única gran diferencia que ello implica es que, de nacer pobre, se requiere de mucho mayor esfuerzo para mantener un determinado nivel de vida "mínimamente digno" (digamos, aquel mínimo con el cual se satisfacen las necesidades básicas) que si se naciera rico.

Dicho esto, si reconstruimos el ejemplo de Stanislao sobre los supuestos anteriormente señalados, estaríamos en una situación de perfecta igualdad de oportunidades en tanto las probabilidades de obtener cada ticket (aún así sean muy desiguales) son las mismas para todos y, en un sentido estricto, el bienestar de cada persona depende exclusivamente de su esfuerzo.

Lo que entiendo que podría ser señalado como un problema en este caso, es que el esfuerzo necesario para alcanzar un nivel de vida mínimamente digno es desigual entre las personas, ya que varía de acuerdo al "ticket" que le ha tocado a cada uno al nacer; aún así este, dependa exclusivamente de la mera suerte (en ingles, brute luck).

Lo que quisiera hacer notar es que esto no sería un problema tan grave ya que, al no haber personas excluidas de alcanzar un nivel de vida digno, esta situación es moralmente superior a cualquier situación en la cual el nivel mínimo de vida digno siempre es inalcanzable para algunos.

Es decir, creo que todos podemos estar de acuerdo en que una situación heterogénea en grados de movilidad social, siempre sera preferible frente a una situación en la cual al menos una persona en la sociedad enfrenta nulas posibilidades de movilidad social.

La pregunta que me gustaría plantear finalmente (y que en verdad no puedo responderme aún con certeza) es la siguiente: Cúal debería ser el objetivo de política deseable en este caso; ¿que la movilidad social sea absolutamente flexible (i.e. que cada persona pueda tener la vida que desea y/o valora tener mediante un mismo nivel de esfuerzo); ó que la movilidad social sea al menos lo suficientemente flexible como para que, por lo menos, nadie quede impedido de alcanzar un nivel de vida minimamente digno?

En otras palabras, ¿hasta donde debería apuntar una política orientada a "nivelar el nivel de juego"? (en el sentido definido por Roemer, claro está).
Actualización:
Una joyita para los que nos pica la curiosidad en estos temas (pase de taquito de Martin Moreno):
Roemer J. E. (2007) Equality of opportunity. In: Blume L, Durlauf S (eds) The New Palgrave Dictionary of. Economics (forthcoming)
Aquí el primer parrafo:
Equality of opportunity is to be contrasted with equality of outcome. While advocacy of the latter has been traditionally associated with a left-wing political philosophy, the former has been championed by conservative political philosophy. Equality of outcome fails to hold individuals responsible for imprudent actions that may, absent redress, reduce the values of the outcomes they enjoy, or for wise actions that would raise the value of the outcomes above the levels of others’. Equality of opportunity, in contrast, ‘levels the playing field,’ so that all have the potential to achieve the same outcomes; whether or not, in the event, they do, depends upon individual choice.
Actualización 2 (07/09/2008):
Stanislao continua la reflexión en:
Una breve respuesta a sus comentarios, aquí.

Etiquetas: , , , ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home