l

Últimos Posts

Lapicero DigitalSilvio Rendon
¿El comienzo del fin?Silvio Rendon
Desde la caverna: comunicación y políticaGonzalo Gamio
Olímpiadas, sindicatos y socialismo en ChinaCarlos Mejia A.
AparienciasSilvio Rendon
Children of Peru FoundationSilvio Rendon
La protesta social : el conflicto como propiedad e...Andrea Naranjo
Recuperar la memoria (de verdad)Gonzalo Gamio
La seducción del 'lado oscuro'Gonzalo Gamio
Servicios universalesSilvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

17 de ago. de 2008

Sobre la Desigualdad Por Carlos

En una parte de un articulo publicado el pasado 31 de Julio en El Comercio, Eduardo Morón sotenía:
"Para un estudio que acabamos de finalizar, calculamos cuán pro pobre había sido el crecimiento en el Perú de los últimos veinte años. Por crecimiento pro pobre se entiende aquel aumento en el PBI que viene junto con una reducción de la desigualdad en todo el país. Los resultados muestran que podemos decir que este modelo es cada vez más pro pobre. Pero (y este es uno bien grande) los resultados indican que la brecha de desigualdad entre la población urbana y la rural se hace cada vez más amplia, poniendo en tela de juicio el carácter inclusivo de este crecimiento.
La estrategia de redistribuir claramente resulta insuficiente. El Estado no tiene la capacidad para hacerlo. ¿Poniendo a tres millones de peruanos bajo el amparo del programa Juntos será suficiente? Creo que la gran diferencia entre ese Perú moderno y el otro que vive en estos pequeños centros poblados a los cuales aludió Alan García es la enorme brecha en productividad."
Muy cierto. Existe una enorme brecha de productividad entre peruanos, a tal punto que se hace evidente incluso a nivel regional. Lamentablemente el gobierno actual de la lluvia de millones y la autoproclamada agitación de la inversión, viene omitiendo olímpicamente aquella inversión que determina de manera fundamental la productividad de las personas: la inversión en Capital Humano.
En lo que refiere a la productividad de los individuos, las políticas del gobierno han sido esencialmente asistencialistas. El fuerte sesgo populista del partido oficial ha inducido a la gestión actual hacia el asistencialismo de carácter cortoplacista. El mayor rédito político en menor plazo que este tipo de políticas genera, ha hecho que las reformas integrales del sector educación o salud sean dejadas de lado o en el papel, ya que hubieran requerido horizontes de maduración mucho mayores a los de la gestión gubernamental para poder ver sus frutos. ¿Porqué entre tanto "shock de inversiones" no han habido shocks para el sector Salud o Educación? Pareciera que la lógica gubernamental ha sido "si no puedo cosecharlo, no lo siembro". ¿Mal? No. Pésimo.
Esta premura por el corto plazo evidentemente resulta insostenible. La gran agitación social vivida en los últimos meses así como los recientes resultados en las encuestas dejan en claro que el asistencialismo no basta. Una gran mayoría se siente excluida debido a que no pueden traducir las espectaculares cifras macroeconomicas en mejoras substanciales de sus niveles de vida, tanto presentes como futuras. En ese sentido, la estrategia redistributiva que viene llevándose a cabo ha sido un fracaso: el asistencialismo sin inversión en capital humano no ha sido suficiente para reducir la desigualdad. Lo cual visto metaforicamente, es como si el gobierno se hubiera dedicado a dar trozos de pescado a los peruanos, antes que en enseñarles a pescar.
¿Porqué es tan importante la productividad, y cómo es que se relaciona con "la desigualdad"?
Antes de meter teoría económica, es necesario aclarar algunos conceptos.
Muchas veces uno se topa con referencias indistintas a "la desigualdad" sin saber exactamente de qué tipo de desigualdad se esta hablando. El trabajo citado por el Prof. Morón lineas arriba por ejemplo, refiere a la desigualdad en la distribución de los ingresos. Otra desigualdad frecuentemente mencionada cuando se discute sobre "desigualdad" es la de la riqueza (también conocida como desigualdad en la distribución de activos). Sin embargo, aunque estas dos estén fuertemente relacionadas, no son lo mismo y contrariamente a lo usual no deberían ser tratadas indistintamente: los ingresos son un flujo y los activos un stock, y en ese sentido, ambos conceptos difieren en naturaleza y determinantes.
Por ello mismo siempre me ha llamado la atención cierta inconsistencia conceptual en la dicotomía riqueza-pobreza. Usualmente se entiende "riqueza" como abundancia de activos, y se denomina "ricos" a los que tienen mucho dinero, bienes o propiedades. Dado esto se esperaría que la condición de "pobreza" fuera entendida como "escasez de activos" y sin embargo, su acepción mas usual esta definida por una linea de pobreza medida en términos de ingresos. De esta forma, tenemos comúnmente que el "rico" es rico porque tiene un stock muy alto de activos y el "pobre" es pobre, porque tiene un flujo muy bajo de ingresos (1).
Desde los tiempos de su fundación, el Perú siempre ha sido visto como un país muy desigual. En tiempos recientes mucho se ha discutido si la desigualdad se ha incrementado o ha disminuido (ver aquí). Sin embargo, lo que resulta indiscutible es que la desigualdad se encuentra actualmente en niveles moralmente inaceptables. Las implicancias morales se deben al atentado diario contra la vida humana que significa el hecho que el extremo inferior de la distribución de ingresos -los más "pobres" en terminos relativos- no se encuentren en capacidad de acceder a una vida digna debido a que no cuentan con los recursos para cubrir sus necesidades básicas (2).
La cuestión es que existe un sector de la población de bajos ingresos, tan bajos que no les alcanza para acceder a una vida digna. Los principales determinante de los ingresos de una persona son su productividad y su esfuerzo. Descartando el tristemente celebre argumento de la hormiga y la cigarra (el cual sostiene que la causa de la pobreza en el Perú es "la pereza de los pobres") por carecer de fundamento empírico, resulta que el principal factor que determina la desigualdad de los ingresos -y por tanto, la pobreza-, es la desigualdad en productividad.

___

(1) De ello que aquí como en otras partes del mundo, una persona de altos ingresos no es lo mismo que una persona de abundantes activos (ver algunas rápidas explicaciones aquí y aquí).
(2) Lo que también plantea la pregunta: que pasaría si el más "pobre" en términos relativos dentro de la distribución de ingresos estuviera en capacidad de cubrir sus necesidades básicas y acceder a una vida digna (como podría suceder digamos, en Suiza), ¿la desigualdad de la distribución de ingresos seguiría teniendo la connotación negativa que suele tener? Hay que recordar que siempre y cuando no se restrinja la movilidad social ni el adecuado funcionamiento de las instituciones democráticas, la desigualdad es inevitable. La igualdad absoluta de ingresos siempre será una utopía inalcanzable. Ceteris paribus, siempre habrá un mínimo de desigualdad por distintos niveles de esfuerzo: el que produce más siempre gana más. El problema entonces no es que uno gane más que otro, sino que ambos hayan tenido igualdad de oportunidades.

Etiquetas: , , , , ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home