l

Últimos Posts

Buenas relaciones entre bitácorasSilvio Rendon
Lo que nos dice un cheyene sobre las lenguas indí...Nila
Bienvenida a Nila VigilDaniel Salas
Discriminación en el CongresoDaniel Salas
Martha Hildebrandt en la UNESCOSilvio Rendon
Las autoridades de la PUC no asumen su responsabil...Silvio Rendon
Fujimori : ya es público el escándalo (actualizado...Silvio Rendon
II Coloquio de Estudiantes de Economía 2007Carlos
Blogósfera sindicalSilvio Rendon
Aldo Mariátegui: Leer lo que se quiere leerDaniel Salas

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

10 set. 2007

Izquierda caviar e izquierda cigarra Por Silvio Rendon

Leo el post Racismo y piqueítos de Gustavo Faverón. Sostiene
"Izquierda caviar" quiere ser el nombre para toda una categoría de seres contradictorios: peruanos que gozan de beneficios ajenos a los más pobres, que tienen acceso a una educación superior, que no tienen excesivas premuras económicas, que se mueven en el circuito de los barrios de clase media y alta, y que, sin embargo, entienden que el orden de nuestra sociedad es injusto y que necesita ser transformado.
Coincido con la vena del post de Gustavo. El término tiene larga data y está relacionado a la acusación de los medios fujimoristas a los "cívicos" (algo he escrito en ¿Opus vs. TL?). Sin embargo, recordemos que el término "izquierda caviar" no sólo ha sido asimilado por las derechas, sino por las mismas izquierdas, y también desde siempre, como señala el autor. La crítica a este sector era básicamente por su falta de consecuencia en la defensa de los intereses de los más pobres. Obviamente, nadie defiende mejor sus intereses que uno mismo. Es una principio básico. La solidaridad está bien, bienvenida sea, pero ésta es un mal sustituto para la propia representación. A esto se suma(ba) la grave acusación de aprovecharse de la pobreza de otros para colocarse en posiciones de poder. Es lo que en inglés llaman los "poverty pimps". Así, la pobreza de unos es rentable para otros. Y más aún, la contradicción entre lo que predican y cómo actúan en las instituciones que dirigen. En muchos casos, el discurso público de personas pertenecientes a este sector contrasta con su comportamiento y en su pequeño ámbito de poder son más abusivos que muchos empresarios a quienes acusan tan vocalmente (he dado un ejemplo propio en La ley y las inspecciones laborales).

Algunas analogías para ilustrar mi punto. Alguien me comentaba que la televisión en español en EEUU comenzó con gente angloparlante que hablaba castellano como idioma aprendido. Esos eran los locutores principales. Está bien, pero uno también quiere ver y escuchar gente que te hable bien en tu idioma, sin acento de idioma extranjero.

Otro ejemplo, el caso de la telenovela Matalaché, en que habiendo actores afroperuanos recurrieron a alguien que claramente no lo es. El caso dio motivo a una queja de parte de organizaciones afroperuanas. ¿Por qué los afroperuanos tienen que ser excluídos hasta de sus propios personajes?

Uno a veces ve la representación de países mayoritariamente indígenas, por ejemplo países centroamericanos, en las organizaciones multilaterales, y se pregunta ¿dónde están los indígenas? No es que un blanco o blanca no pueda representar a su país, pero uno no puede evitar sentir que algo raro ocurre en esos países y tomar el asunto como evidencia de una gran desigualdad de oportunidades.

El agravante con la izquierda es que se supone que lo característico de su discurso es asignar mucha importancia a superar esta desigualdad, incluso más importancia que otros aspectos, como el crecimiento económico. Sin embargo, su escaparate y su práctica parece indicar lo contrario a su discurso, lo cual le resta credibilidad.

Y ya que estamos en el tema, leo esto en Correo:
La hormiga y la cigarra en peruano(10/09)
...
La cigarra, tiritando, organiza una rueda de prensa en la que pregunta por qué la hormiga tiene derecho a vivienda y a la comida que quiera, cuando hay otros, con menos suerte que ella, que tienen frío y hambre.
Se emite un programa de tv en el que la cigarra sale pasando frío y calamidades y, a la vez, muestra a la hormiga calientita en su casa y con la mesa llena de comida. Los peruanos nos conmovemos.
Las ONG se manifiestan frente la casa de la hormiga. Algunos periodistas y curas escriben una serie de artículos en los que cuestionan cómo la hormiga se ha enriquecido a espaldas de la cigarra, e instan al gobierno a que aumente los impuestos de la hormiga para que éstas puedan vivir mejor.
La causa de la pobreza en el Perú no es la pereza, pues. No es que los pobres son flojos y sangrones que quieren aprovecharse de los ricos y laboriosos. Por favor. ¿Qué diagnóstico de país es este? Tal vez merezca otro post. Hay, efectivamente, una gran diferencia de productividad entre regiones y entre personas. Sin embargo, aquí se está caricaturizando algunos reclamos de la población, que si algo pide son los medios para aumentar su productividad. En esta bitácora hemos escrito al respecto. Por dar algunos ejemplos:
Aun así, el autor del artículo se quedó corto acusando a los pobres de perezosos. Hay otros, más radicales, que dicen que son pobres porque son brutos. En fin. Dígamoslo ya antes de que alguien invente la pólvora otra vez.

Y sobre la supuesta pereza de los pobres, recordaré estos versos de un popular tondero:
Mi mamacita me dijo
que fuera bueno y trabajara.

Así lo he venido haciendo,
por eso no tengo nada.

Para que comprendas china-chola
que no soy obrero palangana
No le tengo miedo a la palana.
Salgo a trabajar.
Lo que el pueblo ve es que quienes se enriquecen son los rentistas, los corruptos, los poderosos, no los más trabajadores que trabajan y trabajan y no salen de su pobreza.

No nos equivoquemos. En el Perú las hormigas, la mayoría, son las pobres y las cigarras, la minoría, son las ricas.

Actualización:Esta fábula adaptada ha circulado por la internet, pero la "versión peruana" tiene autora:
La cigarra y la hormiga (versión perucha) por Danza Invisible.
Me pasaron esta fábula, adaptada en versión para otro país. Me tomé la libertad de daptarla a versión peruana. Acá va.
La adaptación de la bloguera es su creación. Sin embargo, el periodista de Correo comienza su artículo con
(Cuento extraído de internet a propósito de las ONG y de un eventual gobierno de izquierda).
No basta decir que algo se tomó "de la internet". Es como decir que alguien tomó algo "de la prensa", o "de los libros". El articulista de Correo no usa las comillas y, sin embargo, sí ha editado el material a su voluntad, omitiendo partes importantes, como esta:
La hormiga se marcha del país, con destino a Miami.

Chichi Valenzuela y Rosa María Palacios entrevistan a la cigarra, ahora bien gorda y lustrosa. Está a punto de terminarse las últimas provisiones de la hormiga, aunque la primavera queda lejana todavía.

La antigua casa de la Hormiga, donada a iniciativa del gobierno a la Cigarra como gesto de solidaridad, se deteriora por la falta de cuidados y mantenimiento.

Tiempo más tarde la cigarra muere. “La República” editorializa diciendo que es debido al desinterés del gobierno a la hora de luchar verdaderamente contra las desigualdades sociales… y por la herencia maldita.

Así no es la cosa. Saldaña tiene que citar a la autora (cuyo material está protegido por una licencia de Creative Commons); si no, es un plagio...

Actualización 11/09: Mario Saldaña me envía la siguiente versión, en un reenvío de un mensaje electrónico:
VERSIÓN CLÁSICA
La hormiga trabaja a brazo partido todo el verano bajo un calor aplastante.
Construye su casa y se aprovisiona de víveres para el invierno.
La cigarra piensa que la hormiga es tonta y se pasa el verano riendo,
bailando y jugando.
Cuando llega el invierno, la hormiga se refugia en su casita donde tiene todo lo que le hace falta hasta la primavera.
La cigarra tiritando, sin comida y sin cobijo, muere de frio.
FIN

***********************************************************************
VERSIÓN COLOMBIANA
La hormiga trabaja a brazo partido todo el verano bajo un calor aplastante.
Construye su casa y se aprovisiona de víveres para el invierno.
La cigarra piensa que la hormiga es tonta y se pasa el verano riendo, bailando y jugando.
Cuando llega el invierno, la hormiga se refugia en su casita donde tiene todo lo que le hace falta hasta la primavera.
La cigarra tiritando organiza una rueda de prensa en la que se pregunta por qué la hormiga tiene derecho a vivienda y a la comida que quiera, cuando hay otros, con menos suerte que ella, que tienen frio y hambre.
La televisión organiza un programa en vivo en el que la cigarra sale pasando frío y calamidades y a la vez muestran extractos del video de la hormiga bien calentita en su casa y con la mesa llena de comida.
Los colombianos se sorprenden de que en pleno siglo XXI dejen sufrir a la pobre cigarra mientras que hay otros viven en la abundancia.
Las asociaciones contra la pobreza, el Polo Democrático y las ONG se manifiestan delante de la casa de la hormiga.
Los periodistas organizan una serie de artículos en los que cuestionan cómo la hormiga se ha enriquecido a espaldas de la cigarra e instan al gobierno a que aumente los impuestos de la hormiga de forma que estas puedan vivir mejor.
Respondiendo a las encuestas de opinión, el gobierno elabora una ley sobre la igualdad económica y una ley con caracter retroactivo, antidiscriminación.
Los impuestos de la hormiga han aumentado y además le llega una multa porque no contrató a la cigarra como ayudante en verano.
Las autoridades embargan la casa de la hormiga, ya que esta no tiene
suficiente dinero para pagar la multa y los impuestos.
La hormiga se va de Colombia y se instala con éxito en Suiza.
La televisión hace un reportaje donde sale la cigarra con sobrepeso, ya que se ha comido casi todo lo que habia mucho antes de que llegue la primavera...
La antigua casa de la hormiga se convierte en albergue social para
cigarras y se deteriora al no hacer su inquilino nada para mantenerla en buen estado.
Al gobierno se le reprocha no poner los medios necesarios. Una comisión de investigación que costará 10 millones de Dólares se pone en marcha.
Entretanto la cigarra muere de una sobredosis.
RCN y Caracol comentan el fracaso del gobierno para intentar corregir el problema de las desigualdades sociales.
La casa es ocupada por una banda de arañas desmovilizadas.
El gobierno se felicita por la diversidad cultural de Colombia.
FIN
El resaltado en negrita es mío. Esta versión se parece también a estas
  • La hormiga y la cigarra en versión chapina (guatemalteca)
    La cigarra tiritando organiza una rueda de prensa en la que se pregunta por qué la hormiga tiene derecho a vivienda y comida cuando quiere,cuando hay otros, con menos suerte que ella, que tienen frío y hambre.
  • La cigarra y la hormiga (argentina)
    La cigarra tiritando organiza una rueda de prensa en la que se pregunta por qué la hormiga tiene derecho a vivienda y comida cuando quiere, cuando hay otros, con menos suerte que ella, que tienen frío y hambre.
  • LA HORMIGA Y EL SALTAMONTES (colombiana)
    Los descendientes del saltamontes, muertos de hambre, quieren saber por qué se permite que la hormiga esté caliente y bien alimentada, mientras ellos, que viven al lado, lo hacen en condiciones terribles, sin comida y sin suficiente ropa.
como a otras versiones que he enlazado en los comentarios a este post. Cuando se toma textualmente un material de otras personas no sólo no está demás citar la fuente, cualquiera que esta sea, así sea la internet, sino que se debe hacerlo. Para una definición de lo que es un plagio ver aquí. Tratemos por favor de mejorar nuestros estándares de calidad en lo que hacemos. Así, nos ahorraremos algunos incomódos impases y acusaciones recíprocas de mala voluntad; y podremos centrarnos a fondo en el debate de ideas...





Fábula de la cigarra y la hormiga.

Han circulado muchas versiones "modernas" en que las cigarras se aprovechan del trabajo de las hormigas. No se corresponden con la experiencia de mucha gente...

Imagen tomada de aquí

Etiquetas: ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home