l

Últimos Posts

El nuevo BCR (2)Silvio Rendon
Yanacocha: Bloqueo de CarreteraSilvio Rendon
¿Es rentable la minería?Silvio Rendon
El nuevo BCRSilvio Rendon
Taller de Econometría 2006Silvio Rendon
El Tercer Piso del Andamiaje (2)Silvio Rendon
Economía Dinámica, Economía Aplicada y Teoría de J...Silvio Rendon
La doble nacionalidad no es el problemaSilvio Rendon
¿Preparándonos para las vacas flacas?Silvio Rendon
Falta de lógica económicaSilvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

30 ago. 2006

Ignorando la externalidad Por Silvio Rendon

Leemos a César Hildebrandt ¡Forza, Yanacocha!:
¡Que vengan las tropas, los máuseres de las novelas de Ciro Alegría, los jueces de las novelas de Scorza, los mistis de las novelas de Arguedas!
...
Todo para desconocer los acuerdos comunales del 25 de julio: la empresa debía paralizar sus operaciones en el proyecto Carachugo (Combayo) hasta que se realizase un estudio de impacto ambiental de verdad, no como el aprobado, sin presencia comunal, en diciembre del 2005.

Sí, amable lector: como lo lee. Hasta la viceministra de Energía y Minas, Rosario Padilla Vidalón, tuvo que reconocer el 19 de agosto del 2006 que “el peligro de contaminación del agua existe, por lo que pretendemos realizar los estudios pertinentes en la zona”. Y añadió: “Cuando el estudio esté listo, el diálogo de las partes será más fácil”.

Urgida por sus accionistas norteamericanos, Yanacocha pretende saltarse a la garrocha tal estudio y tratar al Perú de Alan García como lo que hasta ahora es: una banana republic entregada de pico y patas al juego del liberalismo chusco y todo terreno.

Yanacocha paga maestrías del alcalde aprista de Cajamarca, Emilio Horna. Yanacocha atiza, dólares en mano, campañas calumniosas en contra de todos los que se le oponen.

El presidente de la región, Felipe Pita Gastelumendi, estuvo firmemente al lado de Yanacocha en el asunto Quilish (luego tuvo que retractarse). Y Hugo Otero, consejero principal del presidente Alan García y nombrado embajador de Perú en Chile, ha vivido todos estos años asesorando mediáticamente a Yanacocha.
Es curiosa la referencia a la novela indigenista de mediados del siglo pasado, cosa que mencionamos en ¿Es rentable la minería?. Allí también señalamos que hay un tema de externalidad (concepto que este periodista al parecer no maneja) y de parcialidad del gobierno con la compañia minera, falta de transparencia y clientelismo (eso sí lo maneja). Son datos importantes aportados por César Hildebrandt. Sin embargo, la referencia al "liberalismo chusco" revela una fuerte carga ideológica. Lo veo como algo más simple: compensar a las comunidades por la contaminación. Llegar a un acuerdo donde se compense a particulares (residentes en la zona) por la externalidad. En fin...

En las antípodas tenemos otros puntos de vista:
No sé por qué Yanacocha no compra todo, todo ese valle a los campesinos -dinero le sobra- y se acaba la jarana.
Un Estado payaso. Aldo Mariátegui
Bueno fuera que ofrecieran comprarles el valle. Es un cambio notable con lo que señaló este periodista el día de ayer. Al menos ahora reconoce que hay un tema con los campesinos. Pero, ¿por qué la minera tendría que comprar lo que les sale por mucho menos? Además. ¿y si los campesinos no quieren vender? ¿Se acaba la jarana? En todo caso la idea tiene algo interesante, coincidente con lo que señalamos en ¿Es rentable la minería?. Es una forma de internalizar la externalidad. Sólo que en nuestro caso los propietarios originales del valle, los campesinos, deberían ser también propietarios privados de la mina; no al revés. El propietario no debería ser el estado que se lo da a un particular, bajo la falacia que el estado somos todos.

Por su parte, J.C. Tafur en No toda solución es buena nos dice:

Bloquear una carretera es un delito penado por la ley. No hay ni puede haber discusión al respecto. Equivale a tomar por la fuerza una propiedad privada. Más grave aún si se trata de una propiedad del Estado, es decir de todos.

No se atentaba sólo contra Yanacocha en el caso de marras. Se golpea el Estado de Derecho y el orden público en su acepción más básica.

De acuerdo con que un bloqueo de carretera no es legal. No se puede atentar contra la libre circulación de la gente, pero un momentito. No es que no sólo se golpea a Yanacocha, sino al estado de derecho (con minúsculas nomás), como si los intereses de Yanacocha sean los del estado, es decir, "de todos ". Si lo vemos así, el clientelismo de Yanacocha también nos golpea a todos, la contaminación de Yanacocha también nos golpea a todos. ¿Por qué ponerse a favor de la minera? En un periodista tal parcialidad se ve fatal....

Sigamos:
Peor aún si a todos le queda claro que en este caso no hemos estado frente a una acción de fuerza producida por una población harta y desesperada por abusos de una trasnacional que se zurra en la ley y sus obligaciones.

No hay que ser muy perspicaz para darse cuenta que en este problema ha habido claras motivaciones políticas de grupos radicales que ni siquiera representan cabalmente a las comunidades que dicen representar, sumadas a la acción de un sacerdote con prejuicios feudales respecto del capital, la inversión privada y cualquier signo de modernidad.
Entonces, no hay abusos de una compañía que se zurra en la ley, no es un reclamo de la población. Es un tema de una minoría radicalizada. Son los prejuicios feudales de alguien que está contra "la modernidad". Vale, bloquear carreteras no está bien, pero ¿por qué se desmerece la protesta? La parcialidad y unilateralidad con la compañia es evidente. No hay externalidad. Puede ser que no haya contaminación, que simplemente sea un mito, o que los campesinos ya hayan sido debidamente compensados...

Y Augusto Alvarez en Papa Caliente. Protesta regional es el gran problema del gobierno:
En este sentido, sería un error interpretar que el reclamo de los cajamarquinos parte únicamente de su mala relación con la empresa minera. Ciertamente, deben haber varios problemas por resolver en dicha vinculación, pero el tema de fondo en la protesta no es otro que la pobreza extrema que impera en la zona debido a muchos años de falta de políticas eficientes para atender las condiciones de vida básicas de dicha región, al igual que de muchas otras del país.

Esta situación produce no solo pobreza material sino -quizá con mucha justificación- un rencor profundo y una desconfianza hacia la autoridad y hacia todo lo que signifique islas de progreso, como lo es una operación minera exitosa como la de Yanacocha.

Los incidentes se producen, paradójicamente, justo después de que se haya acordado el aporte especial de las mineras por las ganancias elevadas que han obtenido debido a los altos precios.

Es probable, sin embargo, que, ahora que habrá estos quinientos millones de soles anuales para asuntos sociales en las zonas mineras, los conflictos se acrecienten. Con frecuencia, estos problemas se agravan cuando se discute cómo distribuir los excedentes económicos.
Esta visión parecer ser algo poco más tolerante con la protesta, pero es más de lo mismo. La mina es exitosa. Los campesinos son pobres y por lo tanto sienten rencor y desconfianza contra el progreso. Habrá que ser pues comprensivos con los pobres. Esta vez con paternalismo, pero al igual que en el caso anterior, se ignora la externalidad, la contaminación, las razones para protestar. Las minas pagarán un aporte extraordinario que irá al estado. Las comunidades tendrán que esperar la asignación del gobierno y ahí veremos cómo se siguen peleando por el reparto del dinero de compensación....

Ya hemos señalado que la lógica económica no suele estar presente en los análisis que los medios nos ofrecen (Falta de lógica económica). El día de hoy el concepto de externalidad ha brillado por su ausencia en las columnas de opinión....

Etiquetas:

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home