l

Últimos Posts

Lo que nos dice un cheyene sobre las lenguas indí...Nila
Bienvenida a Nila VigilDaniel Salas
Discriminación en el CongresoDaniel Salas
Martha Hildebrandt en la UNESCOSilvio Rendon
Las autoridades de la PUC no asumen su responsabil...Silvio Rendon
Fujimori : ya es público el escándalo (actualizado...Silvio Rendon
II Coloquio de Estudiantes de Economía 2007Carlos
Blogósfera sindicalSilvio Rendon
Aldo Mariátegui: Leer lo que se quiere leerDaniel Salas
Yo, ¿blogger?Carlos

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

10 set. 2007

Buenas relaciones entre bitácoras Por Silvio Rendon

Algunos criterios para llevarse bien con los vecinos y las vecinas:
  1. No permitas en tu bitácora contenido, enlaces o comentarios con material ofensivo a otras personas, sobre todo si no los permitirías cuando te ofenden a ti. Es muy fácil reconocer cuando alguien discrepa, incluso fuertemente, y cuando alguien insulta a otra persona. Si tu bitácora se convierte en un espacio donde sistemáticamente se insulta a otras personas, no puedes decir que no eres parte de una agresión. Lo eres. Tarde o temprano tendrás problemas con tus vecinos. Si quieres tenerlos, e irte por las ramas diciendo que los comentarios o enlaces no son de tu responsabilidad, adelante. Tendrás problemas con probabilidad uno.
  2. No permitas el robo de contenido o de identidad ni en el texto principal ni en los comentarios que aparecen en tu bitácora.Esto es en realidad un caso especial del punto anterior. No seas parte de algo que está mal.
  3. Practica la reciprocidad. Si te enlazan, ten la cortesía de corresponder con un enlace. No ignores a tus vecinos. Puedes detectar fácilmente si tu material ha sido citado. Si así lo has establecido, corresponde.
  4. Si tomas algún material de una bitácora, cítala; si no, incurres en el plagio. Es muy evidente cuando alguien reitera el material aparecido en otras bitácoras.
  5. No repitas posts. Si algo ya lo dijo otra persona en otra bitácora, incluso si tenías pensado escribirlo, no es necesario que lo reiteres. Recomienda lo que ya dijeron otros y di algo diferente o búscate otro tema. No tiene caso que todos digan lo mismo. Busca siempre nuevos angúlos, y nuevos temas. Así sí contribuyes.
  6. Promueve nuevas bitácoras. Dalas a conocer. No te quedes en un círculo rutinario. Da pase; no amarres bola.
Obviamente, estos criterios implican restricciones a tu accionar, algún tipo de límite a tu libertad de accción. Como en otros aspectos de la convivencia, tu libertad acaba donde comienza la de otros y otras. Evidentemente, es decisión tuya prestar atención a estos criterios. Sin embargo, si no atiendes a ellos, tus relaciones no serán nada buenas y te expondrás a que tus vecinos respondan a tus malas formas con formas igualmente poco amigables. Lo más probable es que éstos no quieran saber nada contigo. He ahí tu libertad. Depende de ti decidir qué camino tomas.

Etiquetas:

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home