l

Últimos Posts

Toledo pedido. Fujimori sueltoSilvio Rendon
El mercado de economistas (II)Silvio Rendon
Una vaca cualquieraDaniel Salas
Héctor Ñaupari y las confusiones del márketingDaniel Salas
Hugo Chávez: ¿socialista?Silvio Rendon
El efecto multiplicador del corajeSilvio Rendon
Humala caviarSilvio Rendon
Fuga en la administración públicaSilvio Rendon
Todo el mundo marcha, caramba, marcho yo tambiénSilvio Rendon
CIDH: más griteríoSilvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

13 ene. 2007

Más voces contra el gobierno Por Silvio Rendon

Se siguen sumando voces en contra del gobierno:

- Federico Salazar:
El fetichismo no es justicia
...
La resolución, sin embargo, disponía indemnizaciones a quienes fueron víctimas de una matanza por parte del Estado. El Estado no puede, tampoco, convertirse en un pelotón de fusilamiento. Aun cuando se trate de delincuentes genocidas, ningún gobierno puede resolver matar a un grupo de presos.

Eso fue lo que pasó en el penal Castro Castro. Se trató de una ejecución extrajudicial.

Se puede estar de acuerdo o no con el fallo. Hay muchas víctimas de muchos abusos que no son indemnizadas. Lo que no se debe hacer, sin embargo, es subvertir nuestro ordenamiento jurídico y legal simplemente por el desacuerdo sobre una sentencia judicial.

La confusión ha llegado a tal extremo, que se dijo que el monumento 'El Ojo que Llora' honraba la memoria de los terroristas. Es evidente que se trata de un recordatorio de la violencia con miras a la pacificación.

Particularmente, me gustaría ver un memorial en favor de los expropiados por la Reforma Agraria, por ejemplo. No veo por qué las víctimas de un abuso pueden disfrutar de unos recordatorios que otros no tienen.
...
-Iván García
Ruta equivocada

Y sobre lo ocurrido en el penal Castro Castro entre 6 y el 9 de mayo de 1992, ¿eran o no eran seres humanos los terroristas ahí presos? Claro que sí. Aunque delincuentes, seres humanos a los que el Estado también debía garantizarles el derecho a la vida. Como a todos.
...
No le haría mal a más de uno revisar el Informe Final 1/95 de la CIDH del 7 de febrero de 1995 en el Caso 11.0006. Trata sobre las graves violaciones a los DDHH que padecieron Alan García y su familia a manos del fujimorismo.
- Augusto Álvarez:
Perdiendo ritmo y rumbo
La semana que acaba fue muy mala para Alan García.

Para un jefe de Estado como Alan García, que volvió al gobierno dieciséis años después de dejarlo por las patas de los caballos, con la esperanza de cumplir su principal promesa de campaña -demostrar que se había transformado del presidente errático e irresponsable de los ochenta, en un estadista-, y que había acabado el año pasado razonablemente bien, la semana que termina significó un revés en dicho empeño.

Para empezar, su propuesta de la pena de muerte para los terroristas fracasó en el Congreso en el primer día de un debate en el que el abanderado de la 'oposición' fue un integrante de su partido.

Eso lo podría haber ayudado a salir del enredo de una promesa absurda, pero, unas horas después de que el Premier había señalado que el caso ya estaba cerrado, planteó un referéndum sobre el tema que se estrella contra su propia inconstitucionalidad, la cual no pudo ser ocultada por la ministra de Justicia, la responsable de asesorarlo legalmente.

Otro enredo de los últimos días ocurrió a propósito de las cifras sobre el número de casos pendientes contra el Estado peruano en la Corte de San José, asunto en el que hubo más de una versión gubernamental durante la semana.

El terrorismo fue otra fuente de error presidencial, con acusaciones a personas que luego obligaron a ofrecer disculpas, como en el caso del campesino asesinado por efectivos militares, o como en relación con los ocho comuneros finalmente liberados, lo cual constituyó otro motivo de contradicción con el Premier.

El telón de fondo de todos estos desaguisados fue la sensación extendida de las crecientes coincidencias del aprismo con el fujimorismo en asuntos que son vitales como el respeto a la vida y a la ley, y una de cuyas expresiones es la hostilidad evidente -de ambos- hacia el toledismo, lo cual fortalecerá el futuro político de su líder.

Todo lo anterior puede acabar enlodando el esfuerzo que se necesita en áreas cruciales -educación, salud, justicia, seguridad, etc.- y que nada tiene que ver con el ambiente enrarecido que están propiciando el presidente García y su entorno.
Pues sí. Sobre cómo García usó a la CIDH cuando le convino fue comentado en García: de usar a acusar a la CIDH y sobre el desorden e incapacidad de la administración García, en Metas económicas incumplidas...... Este sector de la prensa se desmarca de García por cuestión de principio...
- Papi, papi. ¿Federico Salazar, Iván García y Augusto Álvarez también son caviar?
- Sí, mi hijito. El primero es filo-caviar, el segundo es caviarón y el tercero es caviarazo.

Etiquetas:

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home