l

Últimos Posts

Cyber-sindicalismoSilvio Rendon
Sobre la incapacidad en el gastoSaki Bigio
César Hildebrandt, Greg Palast y "el milagro chile...Silvio Rendon
Chávez en el Perú: va en serioSilvio Rendon
Más arroz con mango: Bob Marley, Sinéad O'Connor, ...Daniel Salas
Smith, Marx y el PadrinoSilvio Rendon
Las protestas de julioSilvio Rendon
Lecturas de sábadoSilvio Rendon
Sindicatos: hinchas y sociosSilvio Rendon
¿Rey y Lemor se adhieren a la campaña "TLC: así no...Silvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

14 ago. 2007

EL SEPIA y algunas lecciones que debiéramos aprender Por Giovanna Aguilar

EL Seminario Permanente de Investigación Agraria (SEPIA) es una institución peruana sin fines lucro que cuenta ya con más de 20 años de funcionamiento y dedicada a promover la investigación en los temas agrarios y rurales (ver su historia aquí). Ayer se inició su decimosegundo encuentro bianual en la ciudad de Tarapoto: Seminario SEPIA XII Tarapoto , 13 al 16 de agosto 2007 (ver programa aquí)

Esta iniciativa que surgió con la participación muy activa de economistas como Adolfo Figueroa, que en aquellos tiempos tenía una importante producción en el área, y del financiamiento de la Asociación Peruana para el Fomento de las Ciencias Sociales (FOMCIENCIAS) ha logrado alcanzar sus objetivos de aglutinar a los investigadores peruanos más renombrados en el área y liderar la producción nacional en los temas agrarios y rurales. Luego de FOMCIENCIAS vendría el financiamiento de la Fundación Mac Arthur, FORD, IDRC, OXFAM y la incorporación de nuevos temas en la agenda de investigación como lo son los temas de recursos naturales y género.

Tuve la oportunidad de participar como ponente en el SEPIA X 2003, realizado en la ciudad de Pucallpa y pude percibir la dinámica que tiene esta institución a su interior. Los jóvenes científicos sociales y no sociales han tomado la posta de hacer crecer la institución y se han comprado el pleito de trabajar y mantener este espacio de producción especializada y de debate, produciendo y a su vez consiguiendo el financiamiento para su continuidad. La tarea no ha sido fácil como me lo han contado, pero ahí están los resultados: doce reuniones bianuales, fomento de la investigación a través de becas, reuniones frecuentes y producción importante y especializada.

La exitosa experiencia del SEPIA, me lleva a recordar a la “desactualizada” Sociedad Peruana de Econometría y Economía Aplicada (SPEEA) que surgió en 1997 como resultado de la iniciativa de algunos economistas como Fátima Ponce, Elmer Cuba, Eduardo Morón, entre otros. Las reuniones informales y los dos encuentros anuales que se llegaron a realizar en los años 1998 y 1999 dieron cuenta de que es posible reunir a los economistas peruanos que hacen investigación dentro y fuera del país (ver aquí lista de miembros) en torno a una institución que promueve el diálogo, el intercambio académico y al final de cuentas, el progreso intelectual del país.

Lamentablemente, la SPEEA no ha continuado sus reuniones y se ha quedado ahí, en el recuerdo. Pero bien valdría relanzarla aprendiendo algunas lecciones que nos deja el SEPIA: con el apoyo de los más seniors y con la incorporación y el trabajo de los más juniors es posible tener instituciones que aseguren el desarrollo del conocimiento en diversas áreas en nuestro país. El reto está ahí...

Etiquetas: ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home