l

Últimos Posts

Contubernio aprofujimontesinistaSilvio Rendon
Curiosas coincidencias: los bárbarosSilvio Rendon
Carta abierta de un Alumno de la PUCP a Augusto Al...Carlos
¿Expresar una opinión es ser intolerante?Silvio Rendon
¿Wal-Mart cooptando a las izquierdas?Silvio Rendon
Haciéndole el pare a Rey y a ChiprianiSilvio Rendon
Comidillas con su moraleja másSilvio Rendon
La sartén le dice a la olla: trasfondosSilvio Rendon
TLC con JapónSilvio Rendon
Cómo ganarle la partida a ChiprianiSilvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

4 abr. 2007

Hace 15 años, en el siglo pasado Por Silvio Rendon

Leía ayer en Expreso:
Un desencuentro fatal
Juan Carlos Tafur

No vemos otra manera de salir del atolladero político en el que nos encontramos hace casi cuatro décadas, que no sea la conformación de dos fuerzas políticas claramente identificadas con la derecha y la izquierda.

Mientras ello no ocurra, lo que apreciaremos será una puesta en escena reiterada del APRA en el poder con paréntesis de outsiders que en estos últimos tiempos han terminado recalando a la diestra, pero que en las siguientes elecciones bien podrían dar un giro radical (...)

Según algunos, Velasco aniquiló las posibilidades electorales de la izquierda democrática, como Fujimori parece haberlo hecho con la derecha liberal. Sin embargo, no hay destino absoluto, salvo el que los propios protagonistas de la historia política se quieran asignar.
...

Lo peor es el grado de hostilidad mutua que se endilgan. De un lado, “caviares pro senderistas”, del otro “reaccionarios autoritarios”. Nada auspicioso el prólogo de este diálogo.
...
Ni la izquierda democrática está condenada a ser una fuente de burócratas ilustrados ni la derecha liberal, de tecnócratas eficientes. Es más fácil, no hay compromisos a largo plazo y casi no se corren riesgos colectivos, pero si los dos sectores ideológicos mejor preparados para darle al país un sentido de modernidad se acobardan frente al desafío, después que no se lamenten de los resultados.
Y en Perú 21:
5 de abril: quince años sin partidos

El 5 de abril de 1992, la democracia se quedó sin respuesta ante el autogolpe. Su debilidad fue asombrosa. El golpe obtuvo una aprobación masiva de la población y las fuerzas políticas y sociales que defendían la democracia se evidenciaron minoritarias y aisladas.
...
El fujimorismo significó el triunfo de un tipo de autoritarismo, antiinstitucional (a diferencia del de Augusto Pinochet, por ejemplo), extremadamente pragmático y venal.

Hoy, la política peruana sigue siendo en mucho tributaria de este estilo.
Comentario: Si los insiders no la hacen, pues se abre el camino para los outsiders. Un gran fracaso. No es nada nuevo Si los dos prisioneros (izquierdas y derechas) confiesan, ambos se hunden. Por ahí alguien salta y dice, ¿pero no se supone que ambos tienen que luchar entre sí? Desde las izquierdas se siente la incomodidad: ¿qué pasó con los irreconciliables intereses de clase? Desde las derechas también: no se puede cooperar con los comunistas. Franco y Pinochet lo demostraron, por las malas, y Reagan y Thatcher algo más por las buenas. En su cabeza está la idea que las negociaciones llevarían a situaciones mediocres que no son ni chicha ni limonada. Se cierran así las puertas para cualquier entendimiento.

El asunto es que si yo quiero ganar el partido de un deporte al menos me tengo que poner de acuerdo sobre las reglas de juego. El fútbol tiene sus reglas que todos tienen que acatar. Una vez que las aceptamos, pues que gane el mejor. En el país las reglas se han venido abajo. La "trampitas" han sido ya tan masivas que estamos ante otro deporte: se ha destruído toda institucionalidad para dar lugar a la ley del más fuerte. No es tampoco que "siempre haya sido así". Hubo épocas de izquierdas y derechas, con su trampas, sus favoritismos, pero también con organizaciones y con propuestas. Se ha perdido.

Lo más irónico de todo es que los grupos y personas que se niegan a compartir espacios acaban frecuentemente juntándose igual, pero bajo la batuta del outsider: las izquierdas se dividen (y se dividen por el centro no por los extremos) para luego tener representantes de los dos grupos de ministros en el primer gobierno de Fujimori. Individuos de derechas se atacan entre sí, pero ambos acaban de alguna u otra manera vinculados al gobierno aprista actual (ver La sartén le dice a la olla: trasfondos). ¿Por qué tiene que venir un outsider a crear consenso? ¿Por qué ahí sí atracan? Como diría esa canción de rock peruano:
se atacarán y se calumniarán
y después en un almuerzo estarán.
Compatriotas a triunfar
mi partido lo hará
Rio - Mi Partido Lo Hará
A estos no los compró Montesinos...

Etiquetas: ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home