l

Últimos Posts

Machu Picchu maravillosoSilvio Rendon
Fujimori no extraditadoSilvio Rendon
El blog de Nila VigilDaniel Salas
Oye, Alberto:Hey, BulldogDaniel Salas
¿Acceso a la cultura o discriminación?Susana Frisancho
Vargas Llosa se entusiasma con GarcíaSilvio Rendon
Jóvenes PhD en economíaSilvio Rendon
Costos laborales, empleo y eficiencia socialSilvio Rendon
VariosSilvio Rendon
La grati de la policíaSilvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

16 jul. 2007

La ola de protestas Por Silvio Rendon

Del Castillo se ha esforzado en presentar a la ola de protestas como fruto de reinvindicaciones diversas: mineras, sindicales, regionales. Por supuesto que hay heterogeneidad en la ola, pero eso sí, hay una coincidencia en el tiempo, que no es mera coincidencia. Hay un estado de ánimo de rechazo al gobierno. Una imagen de incompetencia y de falta de sensibilidad social. Hay impaciencia con un presidente que ya arruinó al país hace veinte años. García engatusa a menos gente de la que él y algunos analistas creían o quisieran creer, como se viene desvelando según los últimos sondeos. Y un buen porcentaje del país, como cuarenta por ciento, no votó por él. Mayoría manda, pero minoría puede protestar si no es tomada en cuenta, y lo hace...

Y así como hay denominadores comunes dentro de tanta diversidad reivindicativa, tampoco es que todo sea coyuntural. Algunas tendencias seculares son notorias. La caída del activismo sindical durante fujimorismo ya fue. Si la CGTP hoy tiene capacidad de movilizarse es porque ha habido un fortalecimiento de los sindicatos en estos últimos años (ver El regreso de los sindicatos). Si los maestros hoy reclaman, tal vez es porque notan el contraste con la política de Toledo que mejoró las condiciones de trabajo de los maestros. Si las regiones amazónicas protestan es porque no quieren perder lo que consideran un derecho ganado.

Por tanto, no estamos ante un fenómeno disperso y coyuntural, sino ante una tendencia de nivel nacional. Estamos pasando de una etapa, irregular, en la que las políticas gubernamentales no tenían oposición alguna a una etapa de oposición social, extraparlamentaria. El sistema político no está sirviendo para canalizar los planteamientos de la oposición social. Se toma una medida desde el gobierno, sin haberse consensuado antes con los agentes afectados y éstos, que tienen capacidad de movilización, al cabo de un tiempo se expresan a través de una protesta. Con el fujimorismo no había eso. Había capacidad y disposición para comprar, cooptar, atender y reprimir a cualquiera que potencialmente se opusiera. Hoy no hay un mecanismo alternativo al mecanismo Montesinos .... y los resultados están a la vista:
Un muerto, 21 heridos y desmanes dejan protestas en Andahuaylas.

Etiquetas: , , ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home