l

Últimos Posts

Quipu: El árbol de Julio MezaDaniel Salas
Rafael Rey, Jorge del Castillo: Velasco reloadedDaniel Salas
La culpabilidad del poeta (y de la bailarina y del...Silvio Rendon
¿Fin de la defensa del dólar?Silvio Rendon
Conquistas terminológicas y resistencias conceptua...Gonzalo Gamio
UCLA da el ejemploDaniel Salas
Maestros: capital humano que crea capital humanoSilvio Rendon
El contraataque de HillarySilvio Rendon
Inventando las AméricasSilvio Rendon
¿Un "Nacido dos veces"?: "Full Monty", García y la...Gonzalo Gamio

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

17 mar. 2008

Las tres traiciones Por Silvio Rendon

Richard Webb escribe sobre el fundador del SUTEP:
Horacio Zeballos
(...)
La frase más recordada de Zeballos dice: no traicionar es un mandamiento. Paradójicamente, su obra se encuentra signada por traiciones, aunque no suyas. Primero fue la promesa incumplida del Estado, causa directa de la justificada reacción sindical que lideró Zeballos en los años 70. El Estado indujo a una masiva incorporación al magisterio ofreciendo sueldos dignos, pero después procedió a reducir el sueldo a la mitad entre 1965 y 1970. Encima, prácticas estatales corruptas e ineficaces corroían el estimulo al mérito y a los valores, bases de una carrera digna. La desvalorización del sueldo y de la ética estatal se ahondó en los años siguientes, agravando el incumplimiento estatal. La segunda traición fue la del maestro hacia el alumno, cuando el maestro burlado tuvo que optar por defender su presupuesto familiar buscando trabajos complementarios, los que hacían imposible cumplir cabalmente con las obligaciones docentes, como son dictar con atención y energía, preparar clases, capacitarse y coordinar con los colegas. Finalmente, la tercera traición fue la del sindicato hacia el mismo maestro; los dirigentes priorizan objetivos políticos, y se deslizan desde el sindicalismo desinteresado hacia el aprovechamiento personal de sus cargos. Caridad Montes, ex secretaria general de Sutep, reconoció que: "sí, nos sentimos con una cuota de responsabilidad por la baja calidad de la educación".
Comentario: ¿Cuál es la responsabilidad de este sindicato en la baja calidad de la educación en el país? Alguna cuota tienen. Una cosa es la defensa del salario y de las condiciones de trabajo del maestro y otra es la defensa de un sistema que perjudica a los alumnos. Introducir el criterio de excelencia y que sea el rendimiento del maestro el que le dé acceso a las plazas docentes es algo que beneficia a los estudiantes y que no perjudica a los maestros como grupo humano. Los maestros que rinden más también son parte del sindicato y merecen la misma protección que todos. Ojalá que el criterio de excelencia pueda ser aceptado no sólo en teoría, sino también en la práctica por el sindicato de maestros.



Horacio Zeballos: figura legendaria del SUTEP.

Richard Webb lo reivindica, pero con una crítica al estado, a los maestros y a este sindicato.

Imagen tomada de la página del SUTEP

Etiquetas: ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home