l

Últimos Posts

El inevitable sinceramiento apristaSilvio Rendon
Y siguen las sorpresas en el directorio del BCR......Giovanna Aguilar
Sorpresas en el directorio del BCRSilvio Rendon
Prepotencia de García: se veía venirSilvio Rendon
Humo blanco en el BCRSilvio Rendon
El alto crecimiento no es sostenibleSilvio Rendon
Triángulo equivocadoSilvio Rendon
La participación peruana en LACEA-LAMESSilvio Rendon
Respuesta a un/a estudiante de economíaSilvio Rendon
Toda la sangreDaniel Salas

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

13 nov. 2006

BCR: la lucha por el control Por Silvio Rendon

Leemos a Julio Velarde en una entrevista en El Comercio"Hubiera preferido saber cuál era mi directorio antes de jurar" :
¿Ha pensado que podrían quedar tres directores apristas, tres de derecha y uno de UPP, quien tendría el voto dirimente?
Así es la política. Yo hubiera preferido saber cuál era mi directorio antes de jurar. Demoré lo máximo posible mi venida, pero había un plazo legal de un mes antes de jurar. Y sí pensé seriamente en no venir, pero al final opté por hacerlo suponiendo que habría una elección sensata de directores al final.

De los seis candidatos que hay (la entrevista se realizó el 7 de noviembre), con cuáles se sentiría...
No, no, no puedo hablar de ellos, por razones obvias. A algunos los conozco bastante bien, a otros no, pero es muy difícil comparar. No puedo decir sobre una persona que va a trabajar conmigo que me parece un imbécil, aunque lo pensara; y no pienso, por si acaso, eso.
Pues sí, Velarde aceptó confiando en que tendría el control del BCR, pero al parecer no lo tendrá. (Y obviamente, que esta entrevista salga en El Comercio que ha editorializado más de una vez el tema del BCR, no es nada casual. El tema importa y mucho). Es García quien quiere tenerlo y, por lo visto, lo tendrá. Claro que Velarde, ni corto ni perezoso, algún esfuerzo ha hecho en evitar perder la partida. Estando de viaje en Colombia y todo, logró proponer y colar a Beatriz Boza como parte de la terna de nominados por el congreso. Sí, señor. Estamos ante un inside job. Velarde necesita mayoría. Ya no es un tema técnico, sino político, pues el congreso tiene que dar el visto bueno. Beatriz Boza cuenta con el apoyo incondicional de Keiko como de la gente de Flores. Es el sector que le entra. Beatriz es una figura capaz, que bien podría ser presidenciable, pero necesita no perder visibilidad y vigencia. Entrar al BCR podría interpretarse como un intento en esa dirección. Sólo que ocurre que el cargo de directora del BCR no es para tener visibilidad o hacer carrera política, sino para hacer política monetaria. Pero, en fin, cada uno/a hace sus propios cálculos.

La jugada de Velarde llegó lejos, pues una distraída Mercedes Cabanillas dejó pasar la terna en el congreso. El resultado fue algo sorpresivo. Se sabía que los de UN querían su puesto, y que los fujimoristas se lo disputaban. Lo inesperado fue que hubiera una candidata de consenso entre estas dos fuerzas. Pues sí, lo hicieron y llamaron la atención, no sólo de la prensa sino del propio presidente, quien le dijo vela verde a Cabanillas. Ahí comenzó el contraataque de García. No es fácil hacerle una maniobra así al jefe. La votación final se posterga y en el interín sale Beatriz.

García no está dispuesto a ceder el control del Banco Central de Reserva del Perú a nadie. Está muy claro. Quiere el aura de gente como Velarde, pero no confía en lo que puedan hacer. (Lo hemos comentado extensamente en este blog). Ya es un tema de línea oficial del partido, expresado a través de su secretario general, Claude Maurice Mulder Bedoya:
”(Si entra un neoliberal más al BCR) probablemente haya una política monetaria desvinculada de proyectos nacionales. El Banco Central tiene que ser autónomo. (El riesgo es) que pudiera haber una política monetaria que, en algún momento, pudiera entrar en colisión con políticas nacionales, económicas y financieras del gobierno”.
Como, esta vez, bien comenta Aldo Mariátegui en Tres tristes tigres:
La de Mulder es de campeonato. Por un lado, el BCR debe ser autónomo y, por otro, pide que esté en sintonía con “proyectos y “políticas nacionales”. Oiga, la labor del BCR es simplemente que no haya inflación, esa maldición que otrora ustedes nos regalaron en cantidades industriales. Punto. Sobre todo eso gira la política monetaria. Y eso no es “neoliberalismo”; es primer ciclo de Economía. Más bien está quemando a su candidato abierto (Abel Salinas) y al escondido (Juan Candela), porque está dando a entender que éstos están a favor de sandeces económicas.
Bueno, él lo pone en su muy peculiar estilo (y sin mencionar a Beatriz). Rescatemos que las funciones del BCR son:
  • que no haya inflación, y
  • la investigación económica (el BCR podría hacer mucho, al igual de lo que ocurre en otros países, por mejorar la investigación y por la enseñanza de economía en el país).
Y evidentemente, lo que dice Mulder es una contradicción: ¿¿¿política monetaria y proyectos y políticas nacionales??? Pero claro, no nos quedemos en el absurdo que significa. Simplemente démonos cuenta que quieren controlar el BCR. Es una mala señal.

Estas son las dos fuerzas en conflicto: un partido de gobierno que quiere el aura de credibilidad de los técnicos y políticos de UN y el fujimorismo, y estos últimos que ponen precio a sus servicios y reclaman un poder real y no meramente figurativo. En este caso, al parecer no hay trato. Alan García definitivamente no quiere a Beatriz Boza, quiere alguien que sepa, quiere a un ingeniero, prefiere a el Incháustegui, a quien apoya Alianza Parlamentaria (el grupo que no le entra): Frente de Centro, Perú Posible y Restauración Nacional.

Y también, con el apoyo de Keiko, este y otros desplantes y ataques no se quedarán así y en algún momento los fujimoristas se la cobrarán a García como a su partido. Es una primera fisura en una frágil alianza que suena que durará muy poco.

Desde el punto de vista del país, definitivamente conviene un Banco Central bien lejitos de Alan García. En tal sentido, obstaculizar la labor del director para que dirija la institución es contraproducente. Dos cocineros queman la comida. Si Julio Velarde no forma mayoría, si dirige un institución bloqueada por sus propios directores, pues será una mera figura decorativa y los mercados no tardarán en enterarse y sacar sus conclusiones. Los políticos deberían buscarse otro teatro de operaciones para sus luchas partidarias y poner a gente capaz en el banco central. Si no querían a alguien "neoliberal" o que el banco central no tome ese rumbo, pues no haber nombrado a Velarde y punto. Haber llamado a los apristas de la cantera y a ver cómo reaccionaban los mercados. Si hubo consenso en que Julio Velarde sea director, pues déjenlo dirigir.

Etiquetas:

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home