l

Últimos Posts

Uchuraccay:Silvio Rendon
La historia del Perú en cinco minutosSilvio Rendon
Hasta pronto, Gustavo FaverónSilvio Rendon
Economía: que se callen todosSilvio Rendon
Opus NightSilvio Rendon
¿Y por qué no un veinte?Silvio Rendon
Política estudiantil y selección adversaSilvio Rendon
Fallos y fallosSilvio Rendon
¿Videíto manda?Daniel Salas
Argumentos fujimoristasSilvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

30 ene. 2008

Cívicos y caviares, liberales y conservadores, derechas e izquierdas Por Gonzalo Gamio


En el último número de Le Monde Diplomatique puede leerse el interesante artículo de Aurelio Loret de Mola, El Perú Caviar, seguido de una nota de Harold Forsyth, Discreto Encanto. Aunque sin el filo crítico que probablemente el tema exige, ambos textos son sumamente lúcidos respecto a la descripción de la retorcida actitud de quienes emplean este término para descalificar – y muchas veces, calumniar – a quienes defienden el pensamiento progresista en el país. Tanto Loret de Mola como Fortsyth muestran con claridad meridiana que el término “caviar” ya no se usa como versión abreviada de la francesa gauché caviar – usada para criticar a los izquierdistas que gustaban ostentar una vida más acomodada en clara contradicción con el ideario socialista -, se ha extendido aquí hasta aplicarse a cualquiera que defienda los Derechos Humanos, la democracia participativa y la memoria crítica como condición para la justicia. De ser una etiqueta usada por los marxistas para satanizar a los “militantes blandos” se ha convertido en una herramienta de la ultraderecha para caricaturizar y descalificar posiciones (sin comprenderlas a cabalidad). Aldo Mariátegui y Prieto Celi – revisen sus escritos - son los maestros de este dudoso arte de la simplificación ideológica.

Fortsyth ha señalado con razón que el término “caviar” ha sucedido al de “cívico” como apelativo usado contra los defensores de la legalidad por la prensa conservadora (Correo, Expreso, La Razón). “Cívico” fue una expresión acuñada por la página editorial del Expreso de Calmell del Solar para referirse a los ciudadanos que desde la sociedad civil lucharon contra la dictadura del acusado Alberto Fujimori y apoyaron el gobierno de transición de Valentín Paniagua. Tales articulistas – cultores de una extraña melánge conceptual entre la doctrina reaccionaria de Joseph De Maistre y los postmodernos – defendían explícitamente posiciones de corte autoritario. Hoy coquetean con el APRA.

Luego, la dicotomía autoritario / democrático ya no parecía fecunda. El apelativo “caviar” revelaba las simpatías del aludido por alguna forma de pensamiento de izquierdas. Algunos marxistas criollos han acogido con entusiasmo la etiqueta, y la usan contra los que se empeñan en recurrir a “categorías burguesas” como “derechos humanos” – no olvidemos que el joven Marx consideraba que los “derechos del hombre y del ciudadano” no expresaban más que los privilegios del hombre burgués –, “sociedad civil” – expresión que Marx usaba en un sentido diferente – y “pluralismo”. Yo, por mi parte, confieso que no encuentro categorías que reflejen mejor la preocupación ética y política por una democracia inclusiva (fundada en la preocupación por la justicia social y la no discriminación), a casi veinte años de la caída del Muro de Berlín. “Derechos humanos”, “sociedad civil” y “pluralismo” configuran parte del léxico común de quienes creemos en la posibilidad de construir una sociedad más abierta a las diferencias y a las exigencias de la justicia.

Loret de Mola accede de buena gana a que lo llamen “caviar”: eso revela – según propia convicción – que le preocupan los temas realmente importantes: inclusión, libertades políticas, recuperación de la memoria, redistribución del ingreso, comercio justo (sin descuidar los mercados abiertos y la eficacia de la función pública). La derecha se queda con la obsesión por el ‘orden y la autoridad’ y la ‘promoción de la inversión privada’ como los fines supremos de la política local. Estoy de acuerdo con las intuiciones del autor y comparto sus prioridades, pero no concedo con tanta facilidad el empleo de un rótulo que resulta ofensivo y poco preciso. Confieso que nunca he probado caviar, y que mi sueldo como profesor universitario es sólo decoroso. “Izquierda” y “derecha”, “liberal” y “conservador” son también categorías muy generales, pero a la vez constituyen coordenadas que explican mejor las posiciones que se asumen en el debate público, aunque escondan los detalles, que siempre cuentan y suelen ser decisivos. Por ello la idea de un “liberalismo de izquierda” siempre me ha parecido especialmente seductora y positivamente compleja. He señalado alguna vez que después de la caída del Muro de Berlín cualquier pensamiento político de izquierda que haya procesado de manera sensata los sucesos de 1989 tiene que ser liberal en más de un sentido. Me explico: si algo ha puesto de manifiesto esta “crisis de paradigmas políticos” es la perversión implícita en la idea misma de un ‘partido único’ y de un ‘pensamiento único’ como ejes articuladores de la acción política. Ambas concepciones se han evidenciado nefastas y totalitarias. El pluralismo se ha convertido en una perspectiva – de origen liberal – que busca garantizar las libertades y el derecho a la diferencia. Asimismo, la importancia de la democracia política y de un capitalismo (social) se ha hecho patente en el mundo postsocialista.

Mientras la agenda intelectual del pensamiento progresista se va haciendo más clara – en el plano intelectual, puesto que en la práctica política la izquierda carece de articulación, en parte porque la izquierda partidarizada no ha revisado suficientemente sus fundamentos doctrinarios -, lo mismo no pasa con la derecha. Hemos comentado en varias ocasiones la casi inexistencia en el Perú de una “derecha liberal” – esto es, una derecha democrática, observante de la separación entre Iglesia y Estado, la división de poderes, los derechos fundamentales, etc. -. Nuestra derecha concilia demasiado pronto el libre mercado con las dictaduras y la represión. Concede rápidamente el derecho a existir de “instituciones tutelares” – generalmente las Fuerzas Armadas y la Iglesia Católica – que sueñan con guiar los destinos de las personas, que pasan a ser tratadas como súbditos, un rebaño en busca de “pastores”. O suspiran por el retorno de “nuevos caudillos” que hicieran honor al “pasado imperial” y pongan las cosas en su sitio. Nada de esto es liberal. Nuestra derecha ha destilado siempre un espíritu tradicional y colonial. No se ha desecho del anhelo metafísico de cierto ‘pensamiento único’, anhelo que llevó a la ruina a la izquierda más ortodoxa.

El reto que ha asumido el pensamiento progresista que trabaja desde las instituciones de la sociedad civil consiste en examinar la radical heterogeneidad que caracteriza a nuestro país. Promover el diálogo entre las diferentes culturas, visiones de la vida y credos que habitan al Perú. El conservadurismo siempre ha soñado fundir estas diferencias en una identidad única, en una ‘síntesis viviente’. Por eso las repetidas alusiones al “país mestizo” y al “país católico” que supuestamente somos. Por eso la invocación a que la estructura básica de nuestra sociedad responda a los moldes del Estado-Nación y no a los de una democracia plural. Pero la diversidad aflora allí donde pretendemos reprimirla. No dejará de estar allí, por más que la ignoremos. Conviene que la tomemos en serio, si de veras queremos vivir en democracia.

Etiquetas: , ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home