l

Últimos Posts

DosFredy Roncalla
Acepta usted la apuesta 2? La RespuestaSaki Bigio
El luminoso sendero de MariáteguiSilvio Rendon
El tragicómico fin del 'Tercio Superior'Gonzalo Gamio
Ensimismamiento de muerteSilvio Rendon
Falacia innecesaria (como todas)Silvio Rendon
Fidel Castro aparteSilvio Rendon
El Otoño de la RevoluciónGonzalo Gamio
PuntualesFredy Roncalla
El poder y la autoestima regionalesSilvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

23 feb. 2008

Blogs, ránkings y calatas Por Silvio Rendon

El post Los blogs, la publicidad y la falta de imaginación de Daniel Salas ha motivado la siguiente reacción, sin citarlo pero aludiéndolo, de Marco Sifuentes en Stephanie Cayo en la revista Don Juan. Daniel Salas señala que los blogs han caído en la chabacanería y renunciado a hacer creaciones de calidad. Los compara con la publicidad facilista que recurre a mostrar traseros porque, lo pongo de otra manera, "eso es lo que le gusta a la gente". Marco Sifuentes le contesta con una foto y enlaces a fotos y videos de una mujer con poca ropa.

Comentario: Las calatas venden. Los diarios y revistas lo saben y algunos optan por ponerlas en las portadas porque hay gente que las compra. En la tapa, contratapa, con recuadrito, como modelos, vedettes, lo que sea. Tal vez no sea que a los propios periodistas les guste recurrir a algo tan obvio. Supuestamente sería algo más instrumental, un gancho: compran el periódico por las calatas, pero dentro hay un artículo interesante que vale la pena. Hay autores consagrados como Alex Haley, autor de "Raíces" y de la autobiografía de Malcolm X, que escribieron en Playboy artículos serios, influyentes y de temas diversos como política, ciencia, artes, etc. Este tipo de estilo no la generalidad. En buena cuenta lo que prima son los tabloides orientados no sólo a las calatas, sin al sensacionalismo: Bild, The Sun, The New York Post. Se trata superficialmente las noticias, se apela e incita los prejuicios de la gente, se repite lo que todos dicen pues hay que estar "in", etc. Eso vende. Y el que no vende queda fuera del mercado. Muchos proyectos muy serios e intelectuales se han venido abajo porque sólo han interesado a relativamente pocas personas.

Los blogs enfrentan dilemas parecidos a los de la prensa: calidad o cantidad. Tener un buen producto o ser los amos del rating. Pulirse en tener algún tipo de propuesta, enfoque, análisis (1) o simplemente publicar curiosidades, comidillas, sensacionalismo. Claro, como hay espacio para todo, pues hay de todo. Pero, ¿a dónde vamos con todo esto?

Los blogs tabloide, de misses y ensayo, sensacionalismo y seriedad, van cayendo y según su propia métrica, el ránking de Perúblogs, directorio donde habría que estar como condición para existir. El subconjunto de la blogósfera peruana que participa de ese directorio se va llenando de blogs de intereses especiales con alto tiraje. La blogósfera peruana crece también. Más gente se incorpora al uso de internet y encuentra en las bitácoras cosas que no encuentra en la prensa. Los blogs necesitan cada vez más entradas para mantener un puesto en el ránking (2). En realidad, varios blogs con vocación de ensayo van cayendo en el preciado ránking. Al parecer surgen nuevos blogs que los desplazan. Ante ello, algunos pueden decidir de vez en cuando recurrir al sensacionalismo, a las calatas, al espectáculo ombliguista, a las denuncias sin bases sólidas (falsos plagios sin rectificación alguna, hurgar las notas de ministros exalumnos , etc.).

Aparte de la correción de esta táctica, ¿cuánto futuro puede tener? Si se trata de recurrir a formulas populistas (= "lo que le gusta a la gente"), y surge la competencia por las entradas, se genera una dinámica donde quien gana es el/la más populista y comercial, el/la de verdad. Los otros pierden por partida doble. Pierden porque, por un lado, el mensajito más, la opinión, el ensayo van quedando relegados y, por otro, tampoco logran salir avantes en su competencia con otros blogs. Resultado: no hacen bien ni una cosa ni la otra. Pero bueno, allá ellos/as.

_______

(1) La opción del Gran Combo Club es claramente por la calidad de nuestro producto. Si de paso el caudal de entradas sube y éstas no nos ubican mal en los ránkings, enhorabuena.

(2). Las razones para la necesidad angurrienta de entradas pueden ser varias: difusión de ideas, ego puro y duro o el cheque por avisaje.

Etiquetas: ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home