l

Últimos Posts

Alan García y la EconomíaSilvio Rendon
Rossini se retiraSilvio Rendon
Rashomón mineroSilvio Rendon
Ignorando la externalidadSilvio Rendon
El nuevo BCR (2)Silvio Rendon
Yanacocha: Bloqueo de CarreteraSilvio Rendon
¿Es rentable la minería?Silvio Rendon
El nuevo BCRSilvio Rendon
Taller de Econometría 2006Silvio Rendon
El Tercer Piso del Andamiaje (2)Silvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

3 set. 2006

Falsa división de poderes Por Silvio Rendon

La concepción del gobierno de García sobre derechos humanos y corrupción es muy sencilla. Las investigaciones sobre violaciones a los derechos humanos comienzan y acaban con Ollanta Humala y las investigaciones sobre corrupción comienzan y acaban con Alejandro Toledo. No hay más.

Leemos en Perú 21:
Como Pedro por su casa
¿Para mis amigos todo, para mis enemigos la ley?


Algunos indicios referidos al ámbito judicial apuntan, lamentablemente, en esa dirección: el proceso penal abierto a Ollanta Humala por presuntos delitos contra los derechos humanos y la creación de la Procuraduría Ad Hoc para investigar la corrupción del gobierno de Alejandro Toledo.

Son dos situaciones que, sin duda, se debe investigar con rigurosidad, imparcialidad y un debido proceso.Lo curioso, sin embargo, es que, frente al caso de Humala, no se percibe un esfuerzo similar con otros militares y policías que estarían en problemas parecidos. Y en cuanto al gobierno de Toledo, varias de las situaciones de corrupción que se presentaron durante el quinquenio anterior ya están siendo investigadas.

Más curiosos, sin embargo, son el entusiasmo notorio y el respaldo político de los principales líderes del Apra frente a ambos casos, lo cual es radicalmente diferente de la posición contemplativa y conciliadora que sí se observa en ellos en relación con la situación judicial del ex presidente Alberto Fujimori, quien todavía es un prófugo de la justicia peruana.

Lamentablemente, a nadie escapa la estrecha relación que existe entre el Partido Aprista y el Poder Judicial, en que el primero se pasea 'como Pedro por su casa', un dicho que se aplica a la persona que se mueve con desenvoltura en un lugar que no le es propio (o no debería serlo).
...
Es así. Justicia selectiva no es justicia. Es política. Este manejo político de la justicia recuerda al manejo político del dólar MUC: para mis amigos, dólar MUC; para mis enemigos, dólar Ocoña. Alguna vez lo dijimos: Alan es Alan.
Sobre Ollanta Humala, ayer llegó a mis oídos el rumor que Humala estaría buscando asilo en Suecia. Es sólo un rumor, la gente dice cosas. Sin embargo, hoy leemos en La Primera:
No es perseguido político. Aclara Premier Jorge del Castillo
"Embajadas echarán a Ollanta"
El Premier Jorge del Castillo advirtió que si Ollanta Humala pide asilo a alguna embajada, argumentando una persecución política, sería echado en el acto.
...
¿No es sintomático que la jueza Miluska Cano, que archivó el caso Cayara contra Alan García, sea hoy quien lo procese?
–Sí pues, pero hay dos cosas completamente distintas. A Alan García algunos comunistas trasnochados lo acusaron porque un subteniente cometió un exceso a centenares de kilómetros de Lima. Diversas autoridades han determinado que no había una responsabilidad penal en él, incluso la CVR.

–¿Y acaso le parecen sólidas las acusaciones de violaciones de derechos humanos que pesan sobre el líder nacionalista?
En el caso de Humala hay testigos directos que dicen: “ese señor fue”, “lo reconozco, mató a papá, mamá y desapareció a fulano”. Entonces son dos cosas completamente distintas…
...
Es curioso que se destape el tema del asilo de Ollanta Humala. El rumor fue tan fuerte que llegó a la prensa y al primer ministro. Algo se puede haber estado moviendo.

Por otro lado, ¿desde cuándo el primer ministro tiene voz sobre lo que habría de hacer una embajada de otro país? Por mucho menos que el caso Ollanta Humala, muchos peruanos han obtenido asilo político en otros países. Las reglas afuera no las dicta Del Castillo.

Desde luego tampoco Del Castillo, que representa al poder ejecutivo, tiene voz sobre lo que harían otros poderes del estado como el poder judicial, ni sobre el caso de Alan García y las acusaciones que penden sobre él, ni sobre el caso Humala. Sin embargo, Del Castillo, efectivamente, se pasea "como Pedro por su casa" en todos estos temas. Justifica el criterio de una jueza, la misma del caso Cayara (que Del Castillo califica como "exceso") y del caso Madre Mía (que Del Castillo sí reconoce como muertes y desapariciones). García no tendría responsabilidad sobre los "excesos", pecadillos menores sin conexión con él ocurridos a miles de kilómetros de Lima.

Oportunamente manifesté mi punto de vista sobre Ollanta Humala y las acusaciones que penden sobre él, por ejemplo, en estos dos posts: ¿Primer violador de los derechos humanos democráticamente electo? y ¿Primer violador de los derechos humanos democráticamente electo? 2. Es muy torpe e inútil ponerlo en posición de víctima. Es la misma torpeza de Fujimori en perseguir a García. Son golpes que finalmente no llegan y de hecho benefician al acusado. Casi se diría que están hechos con ganas de beneficiarlo....

Es grave que Del Castillo meta mano en el asunto. La división de poderes en el Perú es muy relativa. Con las declaraciones de Del Castillo sobre el caso Humala, este último, a pesar tener sustentadas denuncias en su contra, bien podría plantear fuera un caso de asilo y ganarlo. El poder ejecutivo se ha metido donde no debe en violación a la división de poderes y culpabilizándolo sin juicio alguno. Eso es persecusión. No importa lo que los gobernantes digan en el Perú, por ejemplo, esto: García: Humala no es un perseguido político. Lo que diga García, que no debería decir nada, tendrá poco impacto si se plantea un asilo. Afuera sí se respeta lo que no se respeta dentro del país.

Finalmente, vemos que el partido de gobierno sigue avanzando en el control total del poder del estado.
Mano firme, pero con mesura
Las denuncias de actos de corrupción cometidos, aparentemente, en los últimos tramos del gobierno anterior en algunos institutos armados, deben ser manejadas con sumo cuidado.
...
Todo esto ocurre, además, en medio de un problema que no puede ser soslayado, como es el compromiso implícito y en algunos casos explícito de algunas autoridades castrenses, aún hoy en actividad con la candidatura de Ollanta Humala, con la esperanza de recuperar prerrogativas propias de una opción gubernativa militarista, que por su naturaleza antidemocrática debe ser resuelto sin dudas ni murmuraciones.
Mano firme, ¿eh?. ¿Es que Ollanta Humala tiene tanto apoyo entre los militares? ¿Desde cuándo? No suena. Aquí se está mezclando la "corrupción de Toledo" con el "militarismo de Humala". ¿Cómo así es que estas cosas van juntas? ¿Dónde están las denuncias concretas? Si no hay persecusión como se dice, ¿por qué se va a excluir a los suspuestos seguidores de Humala y Toledo? ¿Se les acusará de corruptos y golpistas cuando en realidad hay un tema de filiación política? ¿O hay un tema de corrupción y golpismo real? Esto último es poco creíble pues no hay denuncias concretas. Poner a los enemigos, en este caso Humala y Toledo, en un mismo saco facilita el cumplimiento de una agenda. En el caso del partido aprista ésta parece ser mucho más precaria de lo que algunos piensan: el copamiento puro y duro del aparato del estado. Toca abrir campo a su gente. No hay muchas vueltas que darle....

Etiquetas:

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home