l

Últimos Posts

PUCP: ¿boicot contra un libro?Silvio Rendon
¿Quién es el Dr. César Nakasaki?Giovanna Aguilar
Nuevo Blog: El contraataque de WoodySilvio Rendon
Gobierno punk lumpenSilvio Rendon
Ultimátum mineroSilvio Rendon
Efecto MúlderSilvio Rendon
Dobles raserosSilvio Rendon
Después del paro ancashinoSilvio Rendon
FreakonomicsSilvio Rendon
Disolver: no es bluffSilvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

17 abr. 2007

Sobre los servicios legales y el Poder Judicial Por Carlos

En un reciente post, Giovanna comenta sobre la rara diversidad de casos que maneja el abogado Cesar Nakasaki. Una pregunta en especial llama mi atención y me motiva a reflexión:

¿Es que no hay otros abogados que puedan representar causas legítimas como las
tres últimas mencionadas? Pareciera que no, en un país donde la oferta de
abogados es casi infinitamente elástica.

Los casos mencionados son abiertamente públicos y además, controversiales. Este tipo de casos son una muy pequeña proporción del total de casos judiciales que proceden en el Perú. Si asumimos una oferta de abogados muy elástica (casi infinita) y relativamente homogénea (todos los abogados brindan un servicio casi de la misma calidad), la probabilidad de que un mismo abogado tenga "muchos" de los "pocos" casos controversiales debería ser muy baja o casi nula. Sin embargo, el caso del señor Nakasaki nos dice que esa probabilidad podría no ser tan baja, o en todo caso, que hay supuestos que no se cumplen. ¿Como explicar este hecho? Ensayo brevemente un par de motivos:

Digamos que un agente -o grupo de agentes- desea contratar el servicio de un abogado. Digamos también que dispone de recursos ilimitados y/o espera con alta probabilidad, ganar el caso y recibir una indemnización mas que suficiente para pagar el servicio. En otras palabras, al agente no le interesa el precio a pagar, solamente le interesa encontrar el "mejor" abogado. Este, será aquel que tenga las mayores probabilidades de ganar. Las motivaciones del agente a ganar pueden corresponder tanto al deseo de hacer justicia, como al beneficio obtenido por indemnización. Pregunta: ¿En que señales se fijara el agente para escoger al "mejor" abogado?

Rompiendo el evidentemente irreal supuesto de oferta homogenea, y tratando de meterme en la mente de un agente totalmente racional, buscaría el abogado que tuviera alguna combinación de estas dos características:

  1. Mayor proporción de casos ganados/casos perdidos
  2. Mayor numero de casos "difíciles" ganados (difíciles: percibidos con menor probabilidad de ser ganados).

En una sociedad A ideal, donde existen reglas de juego claras y existe además un sistema de arbitraje (poder judicial) en excelente funcionamiento, una mayor probabilidad de ganar un caso debería ser reflejo de que aquello defendido, es lo que debería ser hecho según derecho o razón. Por lo tanto, un abogado con la característica nro. 2 reflejaría una buena habilidad para hacer cumplir la ley o hacer justicia, a pesar de que el caso sea controversial o se le perciba con poca probabilidad de ser ganado. Aquí, ganar es hacer cumplir la ley y debido al buen funcionamiento del sistema, es lo mismo que hacer justicia.

De forma similar, un abogado con la característica nro. 1 reflejaría ser una persona de buen discernimiento al escoger los casos que defiende. Este abogado tiene buen ojo para identificar previamente los casos que son justos, que deberían ganar y que muy probablemente lo harán. El abogado no patina ni se tira a la piscina sin agua, pues sabe que debido al buen funcionamiento del sistema judicial, defender un mal caso implica perder, y eso aumentaría la proporción de casos perdidos perjudicando una de las señales que emite al mercado.

Además, el agente que contrata el servicio esperara una indemnización solamente si su caso es justo. Dado el buen funcionamiento del sistema, el agente no tendría incentivos para ir a las cortes e intentar llevarse un beneficio sin derecho (indemnización injusta). Ganar el caso solo podría implicar hacer justicia.

En una sociedad B, donde las reglas de juego no son claras y además el arbitraje es de dudosa imparcialidad, las interpretaciones hasta aquí hechas cambian totalmente.

Primero. Si el agente consigue un abogado que logre influir en el proceso y/o aproveche las fallas del sistema de arbitraje, puede esperar llevarse una indemnización sin merecerla. Ya no estaría motivado únicamente por hacer justicia, ahora también por la oportunidad de llevarse un beneficio sin derecho.

Por otro lado, un abogado con la característica nro. 1 ya no seria necesariamente uno que predice bien los casos justos. Reflejaría mas bien su habilidad (o maña) para desenvolverse en el sistema de arbitraje imperfecto. Así mismo, el abogado cuenta ahora con el incentivo de meterse a defender un caso asi no sea justo, si ve que tiene probabilidades de ganarlo. Ya no le importa si el caso que se mete a defender es justo o no, con tal de aumentar su ratio de casos ganados y emitir una mejor señal al mercado.

Finalmente, un abogado con la característica nro. 2 tendría una interpretación similar a la característica nro. 1. Ganar ya no necesariamente es hacer cumplir la ley, ni hacer justicia. Ganar puede ser también lograr sacarle provecho al mal funcionamiento del sistema de arbitraje. Entonces un abogado con estas características reflejan un buen conocimiento de las fallas del sistema, y/o habilidad para influir en el proceso (corrupción), ya sea para hacer justicia o para sacar provecho del mal funcionamiento del sistema.

Ahora si podría explicar el porque de la rara diversidad de casos que maneja el señor Nakasaki:

  • El hecho que Perú se parezca mas a la sociedad B, hace que los agentes que buscan hacer justicia o aprovecharse del sistema, busquen abogados que conozcan bien el sistema imperfecto y estén en mejores condiciones de desenvolverse en el. O sea ya no buscaran que sea ético y que tenga una mejor predicción de casos justos (y por ende altamente probables de ganar). El mejor abogado ahora será el que tenga las mejores mañas y habilidades para conseguir el objetivo deseado.
  • En ese sentido, los abogados que emiten mejor esta señal, serán aquellos que se meten a los casos imposibles o altamente improbables de ganar, como el de Fujimori. Ningún abogado, a menos que sepa que esta en condiciones de ganar, se metería en un caso así. De no ser asi seria suicida. Perder tan sonado caso seria un perjuicio mayor a su carrera: demostraría que se arriesgo sobreestimando su capacidad de desenvolverse en el sistema. Solo alguien que sabe como sacar provecho de la imperfección del sistema, se la jugaría y revelaria asi sus capacidades.
  • Los agentes que buscan justicia ya no pueden contar con el sistema para ello. Dependen de abogados mañosos (que tienen maña), como los descritos arriba para ganar. Sea para hacer justicia (como los de utopia y mesa redonda), o para beneficiarce de las fallas del sistema (Fujimori).

En conclusión, la degeneración del sistema, termina degenerando la profesión que en ella se desempeña. Si cambia la naturaleza de la demanda (ya no se necesita ética, sino maña), cambia también la naturaleza de la oferta. Apunto a trabajar formalmente estas ideas mas adelante, asi que toda critica y macheteteo son bienvenidos en los comentarios...

Etiquetas: , ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home