l

Últimos Posts

Al tanto de algunas señales (actualizado)Silvio Rendon
Mercados laborales: el sector públicoSilvio Rendon
¿Opus vs. TL?Silvio Rendon
Bombardear, repito, bombardearSilvio Rendon
Hace 15 años, en el siglo pasadoSilvio Rendon
Contubernio aprofujimontesinistaSilvio Rendon
Curiosas coincidencias: los bárbarosSilvio Rendon
Carta abierta de un Alumno de la PUCP a Augusto Al...Carlos
¿Expresar una opinión es ser intolerante?Silvio Rendon
¿Wal-Mart cooptando a las izquierdas?Silvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

9 abr. 2007

La TL en perspectiva Por Silvio Rendon



Juan Pablo II: combatió al comunismo en el mundo. Propició la apertura en Europa del Este. Bien.

En América Latina fue más controvertido...



En Nicaragua le pegó una buena reprimenda a Ernesto Cardenal. Ya mucho vicio. ¿Por qué un cura tiene que ser ministro?
En Chile fue muy cordial con Pinochet.


Corren tiempos conservadores en la iglesia católica. Como decía Martín Adán, volvemos a la normalidad. Lo que algunos vimos hace algunas décadas fue la excepción. La regla es lo que vivimos ahora. Tal vez sea momento de evaluar algunas cosas. La teología no es mi tema. Mientras algunos condiscípulos de la PUCP veían la luz en la clase de Pipo Zegarra, yo lo llevaba porque era un curso obligatorio... Escribiré del asunto muy desde afuera, desde mi ateísmo (otro día escribiré sobre estas convicciones mías). Recuerdo dos grandes ideas fuerzas de la teología de la liberación (TL):
    1. La opción preferencial por los pobres. Hay toda una reflexión teológica al respecto: Jesús es pobre y tiene un discurso emancipatorio. Gustavo Gutiérrez graficaría el asunto diciendo (cito de memoria): "Si Vd. ve que un grandazo y fuerte le pega a una persona pequeña y débil, ¿de parte de quién se pone? Del débil, ¿no?". Pues, sí. Tiene razón. Uno se pone del lado del más débil, por lo general. Es algo humano. No siempre uno se pone a ver las razones, ni cuán débil es el débil. Uno tiende a tener simpatía por quien lucha en condiciones peores. Será la razón por la que en "La batalla de Argelia", un alegato a favor del terrorismo, la audiencia sale con un sentimiento de simpatía con el FLN. Humano como es, no es suficiente para fundar una teoría o una acción que tenga sentido. Es humano pedir la pena de muerte después de haber sufrido una pérdida familiar a manos de un asesino, pero se trata de reflexionar más sobre el tema. Sí, claro, Jesús, el hijo de dios hecho hombre, puede haber surgido de una familia pobre, y todos podemos tener una opción preferencial por el pobre, incluso los ricos. El tema es ¿cómo hacer para salir la pobreza? Efectivamente, no es la religión ni la teología las que tienen que dar una respuesta a esa pregunta. Hubo una época en que los académicos eran los sacerdotes, quienes eran prácticamente los únicos que sabían leer y escribir en el mundo cristiano. Hoy son otros especialistas los que se dedican a analizar y proponer soluciones a la pobreza. Últimamente, hemos tenido tanta politización en la iglesia (curas micromonitoreando la política menuda entre los partidos de izquierdas, procesiones en plena campaña electoral supuestamente contra los "protestantes", cardenales metidos a convencer candidatos, cardenales interviniendo en temas de corrupción y derechos humanos y atacando una institución educativa), que se echa de menos mensajes más básicos y más aplicados: no pedirás coima, no torturarás, no martillarás a tu prójimo, no lincharás a tu alcalde ni al choro que te robó la licuadora. En la década de los noventas se perdió en el país el sentido de lo que es bueno y de lo que es malo. Todo valía. No me pondré en el plan de decirle a nadie lo que tiene que hacer, pero hay un gran vacío que nadie lo está llenando. Hay también un tema de lenguaje. ¿Desde cuándo los sacerdotes se comunican con palabrotas? Que una lingüista se mande con las palabrotas, ta bien. Así aprendemos, pero ¿los guías espirituales? Ya casi parece una broma de mal gusto hablar de "guías espirituales" para referirse a algunos sacerdotes. Son políticos, con los mismos defectos de éstos. (Caricatura de The New Yorker: "Tiene que declarar lo que roba a los ricos, pero puede deducir lo que da a los pobres".
    2. La otra idea-fuerza en la TL era el soporte de la ciencias sociales. Cuando se acusaba a los teólogos de la liberación de tomar el concepto marxista (que en realidad no es marxista) de lucha de clases, éstos de defendían que usaban las ciencias sociales como una herramienta. Dentro de las ciencias sociales el marxismo tenía un lugar privilegiado, definitivamente. Esto era así en buena parte de Europa Central y en particular en Alemania. Lo interesante aquí sería ver cómo funciona este razonamiento en la actualidad en que el marxismo ha quedado en segundo plano en las ciencias sociales. ¿Qué significa esto entonces? Tal vez la teología pro-pobre deba recurrir, digamos, a la teoría de juegos o a la elección racional para basar sus propuestas. No es ya la idea de una "liberación" como un cambio revolucionario hecho por jóvenes guerrilleros como sugería la iconografía de la revolución sandinista. Me imagino más a los maestros y médicos rurales con su silenciosa labor de mejoramiento de las condiciones educativas y de salud en el país. La lucha contra la pobreza no pasa por derrocar gobiernos, sino por el accionar directo en favor de la gente más pobre. Mi ideal es Pantaleón Pantoja, pero el de la película (la segunda) que acaba planificando la alfabetización en la sierra del Perú. Si se alfabetizara con la eficiencia que se hacen burdeles, el país sería otra cosa....
Tal vez alguien o muchos ya hayan echado su evaluación sobre este tema. En tal caso, agradecería la referencia, pues no he visto nada. Mi percepción es que la TL fue un esfuerzo interesante, propio de las últimas décadas del siglo pasado, del fin de la guerra fría. Tal vez quienes quieren seguir pensando en estos temas como teología se podrían estar interesando en una "teología del crecimiento", "teología de la lucha contra la pobreza", "teología de la construcción de ciudadanía", "teología de la igualdad de oportunidades". Muy concreto y poco entusiasmante, ¿no? Pues algo así me suena en la actualidad la "teología de la liberación".







En la historia no han faltado sacerdotes de opciones preferenciales por los pobres...



El fraile Tuck ayuda a Robin Hood a cruzar el río.












El jefe de Chipriani.

Ratzinger de Hitlerjugend, mucho antes de ser papa...

¿En qué anda ahora? ¿Intermediando entre los británicos y los iraníes?



Actualización: Leo esta noticia de México:
Arremete Fernández Noroña contra cardenal Rivera

Afirmó el secretario de Comunicación del PRD que el tema del aborto no es un problema moral, sino un asunto legal

Gerardo Fernández Noroña, secretario de Comunicación del Comité Ejecutivo Nacional del PRD, calificó al cardenal Norberto Rivera Carrera de ser “Caifás” y líder de los Fariseos.
Obviamente, la jerarquía católica estará siempre contra el aborto. Notemos nomás cómo en otros países las izquierdas (y no sólo ellas) han sido mucho más activas en hacerle el pare a las interferencias de los políticos metidos a sacerdotes en la vida política nacional. ¿Cuándo en el Perú algún/una líder político/a se ha atrevido a chocar con el cardenal? Ni siquiera cuando llamaron a procesión en plena campaña electoral de 1990, en abierta manipulación de los sentimientos religiosos de la población. ¿Se imaginan que alguien le hubiera dicho al cardenal peruano que es el líder de los fariseos?

Etiquetas:

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home