l

Últimos Posts

¿Opus vs. TL?Silvio Rendon
Bombardear, repito, bombardearSilvio Rendon
Hace 15 años, en el siglo pasadoSilvio Rendon
Contubernio aprofujimontesinistaSilvio Rendon
Curiosas coincidencias: los bárbarosSilvio Rendon
Carta abierta de un Alumno de la PUCP a Augusto Al...Carlos
¿Expresar una opinión es ser intolerante?Silvio Rendon
¿Wal-Mart cooptando a las izquierdas?Silvio Rendon
Haciéndole el pare a Rey y a ChiprianiSilvio Rendon
Comidillas con su moraleja másSilvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

7 abr. 2007

Mercados laborales: el sector público Por Silvio Rendon

Hace unos días escribía:
Contubernio aprofujimontesinista
..
Un tema que ocurre en el país es que dadas las reglas de juego "no hay gente". Se trata una élite muy cerrada de insiders que cortan el bacalao, que mandan, que entre ellos se entienden. Una persona que entra a un puesto de poder no se imagina otra forma de hacer las cosas que con su toda su mancha, sino pues no la hace. Es una cadena de gente irremplazable. No hay rotación. La institución tal es la chacra de tal y ese tal tiene que llamar a su gente que a su vez llama a su gente, etc. El resto es poner a "advenedizos", así haya gente capaz. El sistema de favores es una cadena que comienza en la cúpula y se difunde hasta las responsabilidades más bajas en una organización.
Hoy leo en La República:
Consígueme un ingeniero
Mirko Lauer

¿Cómo se nombran los cuadros en un nuevo gobierno? Con mucho menos cálculo y estudio de lo que se supone. No hay Dun & Bradstret, Korn/Ferry International u otras empresas de cazadores de cabezas para el proceso. Casi siempre decide el olfato, la empatía o el sentimiento de grupo del que nombra o contrata. El presidente tiene precedencia, pero ni remotamente la exclusiva.

...
Esta es la hora de los amigos, los socios, los parientes. Que funcionan todos como una suerte de ruleta laboral, con algunos límites: cada funcionario irá nombrando allegados a su imagen y semejanza, hasta el momento en que ya tendrá que confiarse a reclutas que simplemente no conoce.
...
Sorprende que no haya más. Las posiciones políticas o ideológicas personales con legitimidad ante este gobierno son pocas. Los únicos opositores en cargos altos han llegado por el sistema de cuotas en el Congreso. Lo demás son independientes, apristas y reliquias del fujimorismo en su sentido más amplio. Si se excluye a tantos, es natural que falte gente.
Comentario: Es un tema relacionado a lo expuesto en "Ley Pease": ¿tope y fuga?. Se lleva años hablando de reforma del estado, sin haberse formado un consenso sobre el tema. De cara a las galerias el tema se ha centrado en bajarle los sueldos a los servidores públicos. El presidente se ha esforzado en publicitar este bajón, pero es muy claro que el problema no es sólo ese... Hoy en día hay mucho más acceso a la información y la gente sí aprecia ser servida por una burocracia eficiente. No hay nada más frustrante que ir a una dependencia pública y perder el tiempo sin poder superar un trámite burocrático. Los mercados laborales en el sector público tendrían que atender a principios mínimos:
  • Anunciar públicamente el organigrama de las dependencias públicas. Así habría fiscalización sobre el número de plazas disponibles y sobre la adecuación de este número a la tarea que tienen que realizar. Por ejemplo, si el ministerio cuenta con sólo diez inspectores laborales sabremos todos que este ministerio no está en capacidad de hacer que se cumpla las normas laborales. El tamaño de la institución tiene que ajustarse a la función que se tiene que cumplir. Si sobre gente, se despide o se reasigna. Si falta gente, se contrata.
  • Transparencia en la selección de personal. Concursos con convocatorias abiertas, públicas, establecidas con criterios técnicos, con igualdad de oportunidades. Que se seleccione a el/la mejor persona para cada puesto. Nada de pedir cuotas partidarias (ver Apristas a copar y Apología de la discriminación (actualizado)).
  • Remunerar según el costo de oportunidad. Si alguien ganaba 3mil dólares al mes en la empresa privada, el estado no tiene por qué pagarle el doble o el triple. Es exagerado. El/la profesional puede ser muy bueno/a, pero no se le estaría pagando su costo de oportunidad. Esto es un principio de aplicación individual, pues los/as profesionales vienen de realizar actividades muy diversas a remuneraciones muy diversas también. Claro ahí viene el tema de dos personas haciendo el mismo trabajo ganando diferente en la administración pública. Cada negociación individual da diferentes resultados. No se tiene por qué homologar a la alza a todos/as.
  • Carrera administrativa. El personal administrativo no sólo tiene el sueldo como incentivo, sino todo el paquete de las condiciones de trabajo. Hay diferencias compensadas: horas y condiciones de trabajo, políticas de promoción, responsabilidades, ascensos, planes de jubilación y servicios de salud, y otros. El país necesita de un funcionariado que además de eficiente y honesto sea estable, que acumule experiencia que trascienda a los gobiernos.
  • Honestidad. Sin incentivos positivos es muy difícil que el personal no se dedique a las prácticas corruptas. Por un lado, se necesita todo lo anterior, pero también sanciones fuertes a quienes son pillados cobrando coimas. El público necesita una sección de la administración pública, control interno, donde pueda canalizar sus denuncias.
  • Desincentivar las prácticas que violen el principio de seleccion: Sancionar el nepotismo, el amiguismo, toda aquella práctica que escamotee el derecho de una persona a ser evaluada en igualdad de condiciones que otras.
Que se abra un poco el mercado y ya veremos cómo empieza a haber gente ...

Etiquetas: , , ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home