l

Últimos Posts

Las inversiones de ChávezSilvio Rendon
Choques culturalesSilvio Rendon
"El TLC garantiza los derechos laborales"Silvio Rendon
El exabrupto realSilvio Rendon
Caimanes del mismo pozoSilvio Rendon
Los derechos laborales en el TLCSilvio Rendon
¿Perderemos el TLC?Silvio Rendon
El Origen de la Mediocridad de la Educacion Superi...Saki Bigio
Extremistas y comunistasCarlos Mejia A.
Sobre-reacción gubernamentalSilvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

14 nov. 2007

Los debilitados argumentos en contra del TLC Por Silvio Rendon

Pedro Francke responde a la pregunta ¿Qué podemos esperar cuando finalmente se apruebe el TlC? de la siguiente manera:

1. No hay mayores ventajas para el país. El acceso al mercado estadounidense, es decir el poder venderles nuestros productos con aranceles (impuestos) rebajados, YA lo tenemos con el ATPDEA. Tan es así que un argumento central en EEUU a favor del TLC, es "emparejar las cosas", porque desde su punto de vista nosotros ya tenemos reducción de aranceles y ellos no.

2. Los efectos negativos que se esperaban sobre las medicinas, aumentando su precio, no van a ser importantes. Esto se lo debemos a que los congresistas demócratas cambiaron esa parte del Tratado, aunque ni al gobierno de Toledo ni al de García les importó un pepino el asunto. Pero en general, las reglas de propiedad intelectual del TLC no nos convienen y encarecerán los productos nuevos.

3. Los efectos negativos sobre el agro y los campesinos, generados porque el TLC permite importarse productos subsidiados de los EEUU que hacen competencia desleal, se sentirán principalmente en el mediano plazo. Esto porque los precios internacionales de los alimentos están ahora muy altos y sólo bajarán poco a poco.
4. La industria ya ha perdido su defensa con la reciente rebaja de aranceles, que es como si hubiéramos otorgado medio TLC a todo el mundo sin pedir nada a cambio. ¡Que tales negociadores!

5. Habrá mayor apoyo internacional para quienes defienden el medio ambiente y los derechos laborales. Pero no esperemos que los problemas se resuelvan: eso depende de los peruanos.

6. Cuando tengamos un gobierno interesado en rescatar nuestra riqueza minera, las empresas usarán el TLC como escudo para defender sus intereses. Ahora no hace falta: tienen a Alan García.
Comentario: Lo pondré en mi propio orden. Veamos:
  • Lo primero que me llama la atención, pues 1. he estado tratando el tema y 2. es la primera vez que lo veo en alguien que se opone al TLC, es el tema laboral y ambiental. Se reconoce que el efecto del TLC es positivo para la defensa del medio ambiente y de los derechos de los trabajadores y trabajadoras (aunque la redacción es curiosa: "apoyo para quienes defienden el medio ambiente y los derechos laborales". Es decir, no son los trabajadores ni el medio ambiente quienes directamente reciben apoyo, sino sus "defensores"...). Pero claro, no nos van a solucionar nada, porque "eso depende de los peruanos". Dos cosas. En primer lugar, el TLC mismo depende de los peruanos. Hemos elegido gobiernos de orientación pro inversiones y pro exportadora. Por el contrario, quienes se han opuesto no han logrado organizar una oposición significativa a este tratado. En segundo lugar, me llama la atención la falta de aprecio a la preocupación por las condiciones laborales y ambientales en el TLC. Esta actitud contrasta con lo dicho por el mismo autor sobre las medicinas: "Esto se lo debemos a que los congresistas demócratas cambiaron esa parte del Tratado, aunque ni al gobierno de Toledo ni al de García les importó un pepino el asunto" . Entonces, el TLC tiene modificaciones importantes, logradas por los demócratas americanos, y no por los peruanos Toledo o García, según el autor, ni por otros peruanos que no lograron organizar una oposición o proponer enmiendas. Lo que se ha visto es que del lado peruano más se preocuparon en rechazar el TLC en bloque, que proponer modificaciones a este TLC. Las modificaciones vinieron del lado americano y las considero apreciables, como ya he manifestado en otros posts.

  • Los efectos inmediatos del TLC ahora resulta que no son tan catastróficos como se había venido anunciando:

    • Siguiendo un enfoque miope ya se dijo que el TLC no tendría efectos positivos, pues éstos ya los teníamos con el ATPDEA (como si se pudiera desligar uno del otro).
    • Ya no hay shock de precios de las medicinas, supuestamente por los demócratas (esto es curioso pues el ex decano del colegio médico acaba de señalar que habrá un aumento de precios de 30%), aunque se nos advierte imprecisamente de otros aumentos de precios.
    • Ya no se sentirá la importación de alimentos que iba a perjudicar terriblemente a los campesinos, pues los precios internacionales de los alimentos están altos.
    • La reciente rebaja de aranceles ya retiró la protección, por lo cual el TLC ya no afecta a la industria.
    • García hace las veces de un TLC, pues ampara la entrega de nuestra riqueza minera. Por lo tanto, en este rubro tampoco se sentirá el TLC.

  • En conclusión, ahora resulta que el TLC no traerá el gran shock de precios, ni la gran quiebra de empresas, ni del agro, ni las plagas de Egipto que se había dicho. Los efectos negativos quedan reservados para el "mediano plazo", como quien dice postergados hasta nuevo aviso.
  • Lo peor de todo es que no sólo la argumentación anterior era falaz, sino también la argumentación actual. Si se dice ahora que "el TLC no cambia nada, pues ya habíamos abierto la economía", hay dos preguntas lógicas: 1. ¿por qué se oponían tanto al TLC si ahora resulta que no cambia nada?, y 2. si ya estamos casi viviendo con un TLC, ¿dónde están los grandes efectos negativos que se anunciaban? La política económica seguida hasta ahora tiene un cuello de botella en la distribución y en la reducción de la pobreza, pero no se ha evidenciado que un cambio de modelo sería más efectivo en esos frentes.
  • En suma, los acontecimientos mismos han ido debilitando los argumentos en contra del TLC. Desde fuera se han atendido algunos cuestionamientos, como el caso de las medicinas, y se han añadido enmiendas que no se habían considerado localmente, como el caso de los derechos laborales (aquí es necesario señalar que las propias izquierdas habían perdido la confianza en los trabajadores mismos, para preocuparse más por "los defensores de los trabajadores"). Otras situaciones, como el precio de los alimentos, se han, por lo visto, solucionado solas.
  • Queda ahora por ver que todo salga bien y el TLC, efectivamente, se apruebe sin contratiempos ni metidas de pata de parte del gobierno. Es muy claro que este TLC ha hecho mucho más por la defensa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras peruanas que sus opositores. La vida te da sorpresas decía Rubén Blades...

Etiquetas: ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home