l

Últimos Posts

El Servicio Publico de Empleo (SPE)Patricia Vera
Los blogs, la publicidad y la falta de imaginación...Daniel Salas
Psicólogos que no saben como afecta la marihuanaSusana Frisancho
Los griegos y Nosotros. Reflexiones contemporáneas...Gonzalo Gamio
La agenda de la próxima dictaduraSilvio Rendon
Ah, L'amourDaniel Salas
Peru como Ejemplo: Juicio a FujimoriSaki Bigio
QuipuSilvio Rendon
Gobierno corporativo en la UPSilvio Rendon
Sobreendeudamiento crediticioGiovanna Aguilar

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

18 feb. 2008

¿Tercio Superior para los Maestros? (o más sobre el origen de la mediocridad en la Educación) Por Saki Bigio

Habría que preguntarse ¿tercio de qué? Entiendo que la norma, en un contexto en donde la educación está en crisis, busque una solución rápida para incluir maestros de calidad dentro del magisterio. En cierto modo me recuerda al filtro que se utilizó en alguna institución pública hace algunos años: aunque suene inverosímil, se depuró un exceso de empleados, según el color del "terno" (al parecer el verde no da buena espina cuando se trata de ternos). Pero regresando al tema de los profesores, y con lo que supe de la evaluación que se les hizo, resulta que el tercio no es indicador de nada. ¡Es que la educación para impartir educación también está en crisis! Y por tanto, el tercio, dentro de un sistema perverso, también es sinónimo de paporreta o tolerancia ante la mediocridad y no tanto de excelencia. Tuve la oportunidad de leer algunas preguntas del examen de evalución del magisterio y recuerdo preguntas para marcar como:

Al finalizar el último año de secundaria, el alumo debe?: y para marcar 4 opciones que a mi modo de ver eran perfectamente válidas. En suma, si esto es un patrón, pues ¡el tercio superior no significa nada! (suscribo a Constantino Carvalo).

Idel Vexler fue mi profesor de Biología. Debo decir con franqueza que su curso no me motivo interés por ese tema. Le tengo mucho cariño y aprecio, pero lamento decir que adolece de un mal, al cual me he referido constantemente acá. Y es que no entiendo por qué cree un burócrata sentado en Lima, que puede ser capaz de decidir con una norma, lo que es mejor para un estudiante en una provincia. ¿Cuándo será el día en que le otorgen el poder a los interesados? ¿Cuándo serán los padres de familia, los alumnos quienes decidan quién es bueno para educar a sus hijos?

La otra cara de la mediocridad en la Educación en el Perú (aparte de SUTEP, claro) es la filosofía educativa que está detrás. El hay reglas absolutas.

Etiquetas: ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home