l

Últimos Posts

Intercambio culturalSilvio Rendon
En el día de la mujerSilvio Rendon
Lecturas sabatinasSilvio Rendon
Día Internacional de la MujerDaniel Salas
AclaracionFredy Roncalla
MacondoSilvio Rendon
PorsiancasoFredy Roncalla
Nicaragua entra al cercoSilvio Rendon
Mundo absolutoSilvio Rendon
La papa peruana en el mundoSilvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

10 mar. 2008

El estatista Kuczynski Por Silvio Rendon

Leo a PPK en Correo:
Agricultura, pobreza e inflación
PPK comienza tirándole una tiza a Aldo Mariátegui:
Los “paros agrarios” y los bloqueos de carreteras dan una imagen equivocada del problema. Esta interpretación del problema del agro se vio hace unos días en una columna política de nuestro muy querido y demosténico Director sobre el “agrario peruano”. Cito: “Trabajan tierras que no son... de ellos”; “no pagan sus deudas; no tributan; no pagan nada por su principal insumo: el agua”; “están superprotegidos”; “sobran los inútiles”; tienen “nula capacidad societaria y empresarial”, etc.

Obviamente, estas generalizaciones no se refieren a los empresarios agrarios –grandes, medianos y pequeños– que han casi cuadriplicado sus exportaciones en los últimos seis años, yendo desde productos tradicionales como el café hasta productos nuevos como el banano orgánico y el pimiento piquillo.
Efectivamente, son sobrereacciones ante un paro agrario, equivocadas y demagógicas. Generalizaciones.

A continuación vienen dos propuestas, ambas consistentes en una intervención pública:
¿Qué es lo que hace falta para que la agricultura mediana y pequeña salga de su pobreza? Doy algunas recetas, ninguna fácil:

i. Infraestructura, infraestructura y más infraestructura. En provincias, salvo las capitales, por ejemplo, la electrificación alcanza sólo a 50% de las viviendas. Los caminos, aunque están mejorando, dejan todavía mucho que desear y no están asfaltados. Ir de un valle a otro, o salir a la costa, es una tortura.

ii. No hay un sistema de distribución de semillas mejoradas, ni almacenamiento de productos e insumos, ni asistencia técnica para los pequeños agricultores.
iii. Obviamente, el crédito agrario no funciona si el agricultor no sabe qué plantar, qué tipo de abono usar, cómo hacer llegar su producto al mercado y cómo almacenarlo para no estar sujeto a los vaivenes volátiles de precios. El crédito debe estar asociado a la asistencia técnica, al almacenamiento organizado y a una mejora notable de la infraestructura, sobre todo las vías de comunicación.
No abogo porque el Estado lo haga todo. En la distribución de semillas y el almacenamiento el Estado puede licitar concesiones basadas en que el ganador pida el menor subsidio. En la asistencia técnica no hay alternativa, pese a los éxitos privatizados de países altamente educados como Nueva Zelanda: el Estado debe promover la carrera de inspector agrícola, ayudando a la Universidad Agraria. Hay una resistencia intelectual contra el rol del Estado: los fracasos pasados, el discurso de los institutos intelectuales en Estados Unidos y algunos lugares de Europa, hacen que una propuesta que le pida algo al Estado sea vista como mala. Pero los intelectuales pro mercado se olvidan que el “Midwest” norteamericano se hizo con una combinación de iniciativa privada y de apoyo estatal: la electrificación rural, los caminos vecinales asfaltados, el crédito supervisado por asesores agrónomos del Estado.
Aquí PPK ya no sólo choca con Aldo Mariátegui, sino con intelectuales pro-mercado en general.

Comentario: Sorpresas te da la vida. Podemos tener a un ministro generalmente caracterizado como librecambista siendo en realidad keynesiano (ver El keynesiano Carranza). Y podemos tener a PPK, caso más antiguo y más emblemático del librecambismo, siendo en realidad todo lo contrario: una persona partidaria de la economía mixta.

Y tampoco es la primera vez que PPK se desmarca del librecambismo (y no siempre de forma muy afortunada como el inútil sostenimiento del dólar: El dólar y los que lo defienden). Pero claro, con PPK algunos periodistas no chocan como sí chocan con Carranza, vapuleado desde Correo por Mario Saldaña (ver ¿Lucho Carranza=César Vásquez Bazán?) y a veces por Aldo Mariátegui.

En tal sentido, PPK fue defendido hace algunos años como un economista partidario de la intervención fiscal y monetaria en la economía: por Félix Jiménez, posterior jefe del plan económico de Ollanta Humala:
L: En ese contexto o panorama ¿cómo explica usted la presencia de Kucsynski en el equipo económico de Perú Posible?

FJ:
Creo que es de conocimiento de la opinión pública que el Sr. Kucsynski es parte de un equipo de economistas convencidos de la utilidad de las políticas monetarias y fiscales para reactivar la economía y para estimular su crecimiento.
“Elección de Alan García sería frustrante para el desarrollo del país”
Jiménez no tuvo ningún problema en trabajar con PPK y, por su parte, PPK tampoco tuvo ningún problema en trabajar con Félix Jiménez, en una extraña mezcla de amor-odio.... Esto en claro contraste con el director de Correo que no dejaba de atacar/acosar a este último (más aún, los ataques de este periodista eran a todos los colegas de Jiménez - ver PUCP-Economía y Aldo Mariátegui). Uno trabajaba con ellos, otro los atacaba. Una diferencia más.

En diversos posts he tratado el tema de la intervención pública, el liberalismo trucho y temas de pensamiento económico en el Perú:

Son debates que hemos venido llevando a cabo desde hace muchos años en el país.

Lo que plantea esta vez PPK tiene mucho sentido (a diferencia de su obstinada defensa del dólar). Estamos hablando de las funciones típicas del estado: provisión de infraestructura (carreteras, electrificación) y tecnificación. Estamos hablando aquí de bienes públicos, en el primer caso, material, y en el segundo caso, inmaterial: el conocimiento. Claro, pensando desde el resentimiento por la reforma agraria, la animosidad política, el delirio palaciego de grandeza, no se ven estas cosas, tan obvias como necesarias.

Ahora, claro, este tipo de inversiones eran las que se suponía que tenían que ocurrir con el "shock de inversiones", del cual ya no se habla, porque simplemente no existe. Precisamente este "shock" debía verse al menos en infraestructura: carreteras y electrificación. Especularé sobre el asunto y diré que si esta campaña (para no seguir hablando de "shocks") de inversiones se hubiera dado, dudo mucho que el descontento en la población ahora sería tan fuerte. Como diría el vals a lo que hay que temerle es a "la parálisis de la inmovilidad" en la que estamos cayendo...

Finalmente, notemos que la propuesta y énfasis de PPK contrasta no sólo con Aldo Mariátegui sino con Alfredo Bullard en La herencia de Velasco y La privatización del agro. En particular en este último:
Así como el Estado privatizó empresas públicas, debe impulsar procesos que, con el consenso de los agricultores, permitan descolectivizar el agro y sacarlo de su improductividad. Puede reconocer los bonos de reforma agraria -uno de los 'perro muertos' más colosales de la historia peruana- para la compra de tierras en procesos de consolidación. Puede impulsar procesos, como ya tímidamente ha hecho, que ayuden a privatizar las cooperativas agrarias. En lugar de desgastarnos en inútiles populismos de crédito regalado y oportunidades imposibles o forzar a las empresas a aceptar precios más altos asumiendo las ineficiencias del agro, tomemos "el toro por las astas" y acabemos con el "sueño" de Velasco.
En primer lugar, estamos ante otra generalización. El agro peruano no es mayoritariamente "colectivizado". El sector cooperativo no es el mayoritario, y tampoco el menos productivo. Una gran mayoría de campesinos no se beneficiaron de la reforma agraria y estos son los campesinos más pobres del país que trabajan en la agricultura más improductiva. La pequeña producción campesina es la mayoritaria en el país. Allí donde no entra el tractor porque son laderas de cerro. Allí donde una familia campesina posee una chacrita por aquí y un par de surcos por allá. Esto es Economía Agraria Peruana 101. Antes de mandarse, hay que leer pues su Figueroa, Cotlear, Maletta, Caballero, Escobal, Glave, Trivelli y ver lo que produce la gente de SEPIA. No hay que desdeñar sus contribuciones. El mayoritario sector campesino es el que Mariátegui y Bullard, más concentrados en volver a escenarios prevelasquistas, ignoran del todo y al que PPK quiere llegar con infraestructura y asistencia técnica (1).

En segundo lugar, el autor tendría que precisar su propuesta de "desreforma agraria". Parece sugerir que quien tiene bonos de la reforma agraria tenga acceso preferencial a la compra de tierras. Pero esas tierras ya tienen propietarios de hace casi medio siglo de propiedad, con títulos en la mano y que no van a querer que les paguen con un bono. "Impulsar procesos que ayuden a privatizar las cooperativas agrarias" tal vez quiere decir que los socios de esas cooperativas se vuelvan propietarios y puedan vender sus propiedades. Para eso basta con que tengan la libertad sobre su propiedad: si la quieren mantener cooperativa o si la quieren privatizar. Su decisión. ¿Por qué impulsarles algo desde afuera? Las cooperativas, a diferencia de las empresas públicas, no son propiedad estatal.

En fin. En el gobierno de García se están dado más señales de un librecambismo extremo, fabulista y talibán, que el visto en el gobierno de Toledo. Comparando, PPK queda como un estatista en toda regla. A pique que como un velasquista...

______

(1) La importancia de la técnica, explicada en forma simple en una escena del cine peruano: aquí.


Actualización: Carlos Adrianzén critica a PPK por los controles de capitales en PPK al control. La heterodoxia de PPK va en serio...

Etiquetas: , ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home