l

Últimos Posts

Un economista venerable: Wassily LeontiefSilvio Rendon
Los usos sociales de la ciencia* : PLoS, Nature y ...Andrea Naranjo
Fronteras desequilibradasSilvio Rendon
Cómo acaban los grupos terroristasSilvio Rendon
Caretas 1997: "de terrorista a congresista"Silvio Rendon
Ex-funcionaria fujimorista esterilizadoraSilvio Rendon
La moderna construcción del nosotros civilizado y...Andrea Naranjo
Cuarto aniversarioSilvio Rendon
Culto a la personalidadCarlos Mejia A.
¿Podría regresar la subversión?Silvio Rendon

.  

.  
.   .  
.  
. . .     .    

.    

.

25 oct. 2008

2000: Tudela Vice Por Silvio Rendon

El mismo día de la votación de 2000, el 9 de abril, Fujimori quedó en capilla por el huayco toledista. Ya no la tuvo fácil. Años antes jugó con ventaja contra Pérez de Cuéllar, ventaja económica, mediática y gubernamental. Y antes, con las justas se aprobó su constitución en un apurado referéndum. Esta vez todos los partidos lograron unirse contra él y apoyar al puntero, Toledo. Ya se sabía que el gobierno fujimontesinista era corrupto y violador de los derechos humanos, pero faltaba la victoria definitiva. Con Toledo concentrando más del 40% del voto en primera vuelta, Fujimori la tenía difícil. Se le había abierto un forado en su barco. Ya no tenía la imagen de apoyo multitudinario, masivo, monolítico, excluyente, imagen creada mediante un presupuesto especial que compraba canales, prensa, políticos de oposición, jueces. Nominalmente contaba con un caudal electoral importante. Obviamente, los recursos económicos y triquiñuelas montesinistas sustentaban ese caudal. La diferencia con ocasiones anteriores era que la oposición tenía algo con que contrapesar las trampas fujimontesinistas: el apoyo externo. Si Fujimori era Supermán, un Supermán con poderes prestaditos nomás, la oposición había encontrado finalmente la kriptonita. Y Fujimori, cual los germanos de la primera escena de "Gladiator", no se enteraba de que ya estaba derrotado.

Caer por el despeñadero era cuestión de tiempo. La forma en que Fujimori logró salirse con la suya con su golpe de 1992 se le aplicaría ahora contra él. Si los EEUU de Bush como de Clinton, entusiasmados con su "hombre en Lima", Montesinos, pasivamente le habían dejado pasar el golpe, ahora activamente a través de la USAID financiarían a Transparencia (y luego a la CVR, de claro sesgo antifujimorista, pero blanda con Belaúnde y García, en cuyos gobiernos se cometieron la mayor parte de violaciones a los derechos humanos - y con el general Cisneros Vizquerra, antifujimorista candidato en la lista de Pérez de Cuéllar). Si antes Fujimori jugaba con ventaja, con un Montesinos comprando voluntades, ahora la oposición contaba con el amparo político internacional (el que no le llegó en 1992 cuando proclamaron presidente a San Román). Las fuerzas internas se equilibraban.

Aquí conviene recordar lo que señalaba el Presidente Mao Zedong, tan evocado por el mismo Montesinos: las contradicciones externas nunca predominan sobre las internas; las contradicciones externas actúan a través de las contradicciones internas. EEUU no puede tumbarse a Fujimori (o a Allende en Chile) sin que existan en el Perú sectores sociales y políticos en actividad contra Fujimori, algunos de los cuales dispuestos a jugar en tándem con los EEUU. Difícilmente los EEUU hubieran podido hacer algo con Toledo sacando, digamos, 20% del voto y el resto repartiéndose entre los otros partidos (que fue lo que le pasó a Pérez de Cuéllar). Fujimori ganaba en primera vuelta y los vladivideos posteriores podrían haber sido una crisis más, manejable (como lo es hasta ahora la crisis de los petroaudios, convertida en una mera crisis ministerial).

Va este entrevista de Francisco Tudela por Rosa María Palacios, muy reveladora de las opciones que se barajaban entonces. Se pensó en una fórmula de transición con Tudela pasando de vice-presidente a ser presidente, una vez que Fujimori renunciara o que se lo destituyera por incapacidad moral. Tudela rechazó esa posibilidad, "que se busquen a otro", pero ya se prefiguraba y hablaba abiertamente de la caída del régimen. Sin Fujimori no habría fujimorismo. Mucha gente quedaría en "posición adelantada", fuera de juego, ensimismada en la inercia que todo régimen crea; alguna otra la vio (o le datearon - y se creyeron el dato) y muy a tiempo se cambió de equipo.



En 2000 Francisco Tudela denuncia que el Departamento de Estado de los EEUU está promoviendo un golpe de estado en el Perú.

Francisco Tudela: "Transparencia ha recibido 750 mil dólares del gobierno ..."
Rosa María Palacios: "de AID, de AID".
Francisco Tudela: "Bueno, pero la OEA recibió 250 mil nomás. Es extraño que una organización...".
Rosa María Palacios: "¿Y el gobierno peruano cuánta plata recibe de AID?".
Francisco Tudela: "Para proyectos fiscalizados".
Rosa María Palacios: "Pero es igual".

Etiquetas: , , , , , ,

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home